Fieles piden iniciar el proceso de canonización de monseñor Ramón Bogarín

SAN JUAN BAUTISTA. Fieles católicos amigos de monseñor Ramón Pastor Bogarín Argaña pidieron hoy iniciar el proceso de canonización del primer obispo de la Diócesis de Misiones y Ñeembucú. Fue al término de la misa presidida por monseñor Celestino Ocampo, con motivo de memorarse el aniversario de muerte de apreciado religioso.

El obispo de Carapeguá, monseñor Celestino Ocampo, rezó el responso ante la tumba de monseñor Ramón Bogarín Argaña, en la Catedral de San Juan Bautista, Misiones.
El obispo de Carapeguá, monseñor Celestino Ocampo, rezó el responso ante la tumba de monseñor Ramón Bogarín Argaña, en la Catedral de San Juan Bautista, Misiones.Rafael Marcial Montiel, ABC Color

Presidió la misa concelebrada el obispo de Carapeguá, monseñor Celestino Ocampo, quien resaltó la labor pastoral y social realizada por monseñor Bogarín Argaña (1957-1976) aquí en la Diócesis, así como a nivel nacional y universal. La liturgia se desarrolló en la Catedral de San Juan Bautista, Misiones, donde los feligreses amigos de monseñor Bogarín Argaña peticionaron iniciar la canonización del primer obispo diocesano.

“Monseñor Bogarín fue un obispo que vivió y practicó lo que hoy día nos pide el papa Francisco, pastor con olor a oveja, cercano al pueblo, a los más pobres y marginados”, manifestó monseñor Ocampo.

En otro pasaje de su homilía destacó que el finado obispo promovió el año del sacerdocio, la formación del apostolado del laico y luchó por la formación integral del hombre, de todos los estamentos sociales, desde el más pobre hasta el más encumbrado, campesinos, obreros y estudiantes; mujeres, niños y ancianos.

Fue formador de apóstoles laicos, director general de la Acción Católica e iniciador de las reuniones nacionales del clero, expresó el obispo de Carapeguá.

“Bogarín siendo grande se hizo pequeño con los débiles, con los campesinos, los pobres y perseguidos, así como Jesús”, resaltó Ocampo, al tiempo de recordar que el obispo Bogarín Argaña era un hombre extraordinario con exuberante riqueza humana y cristiana.

Agregó que el primer obispo amó apasionadamente a Jesús; a la Iglesia y al hombre paraguayo por quien luchó por la formación integral y liberarlo de la opresión, en especial a los más pobres y los campesinos.

Resaltó que su labor episcopal se extendió en toda la Iglesia del Paraguay; a nivel latinoamericano y que tuvo activa participación en el Concilio Vaticano Segundo.

Monseñor Ocampo anunció que en el 2022 la Iglesia recordará el año del laicado. Puntualizó que laico es el gigante dormido que en el Paraguay tiene que formarse, despertarse y manifestarse. “El laicado cristiano tiene una misión muy grande en un país donde hay tantos desafíos, porque todavía reinan los antivalores y la corrupción tomados de la mano de la impunidad. Los laicos cristianos tienen que marcar la diferencia y ser profetas, luchadores por la verdad y la justicia”, expresó.

Fue un obispo que vivió y practicó lo que hoy día pide el papa Francisco, “pastor con olor a oveja, cercano al pueblo, a los más pobres”, manifestó.

Pedido de Canonización

Al término de la misa, la profesora Gladys Insaurralde dio lectura de una nota de los amigos de monseñor Bogarín Argaña dirigida al actual obispo diocesano monseñor Pedro Collar Noguera.

En la nota señala que el pueblo de Dios, en comunión, une a todos para el pedido del proceso de canonización de monseñor Ramón Pastor Bogarín Argaña, señala la nota dirigida al actual obispo Collar Noguera.

También durante el acto se tuvo la presentación de la revista, edición número 12, dedicada a monseñor Ramón Pastor Bogarín, editado por Narciso Morínigo Leiva, quien promueve además la canonización del primer obispo de Misiones y Ñeembucú.

Monseñor Bogarín falleció el 3 de setiembre de 1976, en San Juan Bautista, Misiones, a causa de un infarto global agudo.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05