Amigos y familiares acompañaron a Robin Wood hasta su última morada

ENCARNACIÓN. Un reducido grupo de amigos y familiares acompañó al célebre autor compatriota, Robin Wood, hasta su última morada, en el cementerio privado Imperial, ubicado en el barrio Santo Domingo de esta ciudad. Wood dejó de existir la noche del lunes, luego de padecer una larga y penosa enfermedad.

Amigos y familiares despidieron al querido Robin Wood, un hombre que emocionó y cautivó con la magia de su imaginación a generaciones enteras a través de sus míticos personajes de historieta.
Amigos y familiares despidieron al querido Robin Wood, un hombre que emocionó y cautivó con la magia de su imaginación a generaciones enteras a través de sus míticos personajes de historieta.Juan Augusto Roa, ABC Color

A partir de hoy, al igual que su personaje Gilgamesh, Robin Wood se vuelve inmortal, y vivirá en el recuerdo de quienes lo conocimos y lo conocerán a través de sus obras, su legado se perpetuará en el tiempo, sostuvo Andrés Morel, historiador y concejal municipal encarnaceno.

En los mismos términos se expresó el periodista y escritor Andrés Colmán Gutiérrez, quien valoró el gran aporte de Robin Wood al desarrollo de la creatividad. Sus personajes no van a dejar que muera, dijo. “Robin fue un hombre que celebró la vida, un nombre sencillo, a quien no gustaban los protocolos ni los homenajes. Él querría que lo recordemos con una copa de vino, y un libro en la mano”, señaló.

Entre los presentes también se pudo ver al historiador Julio Sotelo, quien, junto con Gutiérrez, llevó la representación de los escritores itapuenses y de la sociedad de escritores del Paraguay.

María Graciela Sténico, esposa y compañera de Robin, agradeció el acompañamiento de quienes conocieron y apreciaron al escritor, quien desde hace más de un año estuvo alejado de la vida pública como consecuencia de la enfermedad que lo aquejaba.

El personaje Robin Wood en su vida real superó todas las fantasías y las aventuras que hizo vivir a sus personajes, en una carrera que comenzó siendo todavía un niño, en Encarnación, ciudad a la que adoptó como propia, y desde donde inició un largo y glorioso camino de creatividad, emociones y aprendizajes a través de personajes como Nippur, Jakcaroe, Mi novia y yo, Gilgamesh el inmortal, Dago, entre muchos otros.

Robin Wood es oriundo de la localidad de Cosme, departamento de Caazapá. Hijo de inmigrantes australianos, inició su vida en el mundo de la literatura cuando tenía 12 años, y vivía en Encarnación, hasta donde había llegado en busca de poder estudiar, y buscar cumplir un sueño que tenía, el de ser dibujante.

Un concurso de historia organizado por la embajada de Francia en el Paraguay sería el punto de partida para una vida signada de recorrer el mundo, viviendo sus propias aventuras, y creando aventuras a través de sus personajes.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05