Copaco perdió 53.636 clientes, pero le paga “sueldazos” a sus directores

A parte de las millonarias pérdidas que ya acumula la Compañía Paraguaya de Comunicaciones (Copaco), la telefónica estatal también ya perdió 53.636 clientes en lo que va de este año y, al parecer, no hay planes de recuperación. Pero su directorio goza de “sueldazos” e intentan ocultar la complicada situación de la compañía pública.

Sante Vallese, titular de Copaco, acompaña al presidente en sus giras del país, al parecer descuidando sus funciones.
Sante Vallese, titular de Copaco, acompaña al presidente en sus giras del país, al parecer descuidando sus funciones.gentileza

La empresa estatal Copaco, presidida por Sante Vallese, tiene solo 128.925 clientes hasta octubre de este año, luego de que la compañía haya perdido 53.636 usuarios en lo que va de este 2021, una ínfima participación en el mercado de las telecomunicaciones, según los datos proporcionados por empleados de la telefónica.

Al parecer, el directorio de la estatal no tienen planes para que la firma se recupere, pues la empresa registra una pérdida de G. 44.000 millones hasta setiembre de este año, de acuerdo con los registros de la Dirección de Empresas Públicas, cuyo titular es Elvio Brizuela.

Pero según trabajadores de la empresa, el “saldo rojo” de la compañía ya llega a G. 122.164 millones, cifra que se estaría ocultando en el balance de la firma.

Vallese evita socializar los datos respecto a la situación financiera de la telefónica, que cada vez pierde más clientes, pero él y su directorio reciben “sueldazos” que le cuestan casi G. 2.500 millones al año a la firma (G. 207 millones por mes).

Los “sueldazos” de Copaco

En este sentido, el presidente de la compañía, Sante Vallese, gana un salario de G. 32.517.823 mensuales, más que cualquier ministro del Ejecutivo, y además la empresa le cubre hasta el combustible que utiliza para movilizarse por otros G. 1.000.000 y recibe un “fondo fijo” de G. 3.000.000 más, cuyos detalles se desconocen. Con estos beneficios, casi iguala el salario del propio presidente de la República, Mario Abdo Benítez, que gana G. 37 millones.

Pero no solo el titular de la empresa goza de un sueldo elevado, pues la lista continúa con los siete directores que tiene Copaco, los cuáles ganan G. 22.012.731 mensuales cada uno y son: Antonio Raúl Estigarribia, Nilton Raúl Amarilla Alarcón, Justo Manuel Marecos Acosta, Miguel Ángel Torres Marín, Carlos Antonio López Acosta, Iván Alfredo Arevalos Rodríguez y Francisco Javier Manzi Ayala.

El síndico, Manuel de los Santos Torales Cañete, percibe mensualmente G. 20.251.712. Estos directores también reciben una ayuda de combustible de G. 1.000.000 y además un “fondo fijo” de G. 2.000.000 millones cada uno.

Mientras los administradores de la compañía se dan estos privilegios, la empresa pública pierde más clientes cada mes y según parece no se tiene una “estrategia” para recuperar sus ingresos. Es más, la situación de la misma empeoró luego de que haya absorbido Hola Paraguay (Vox), donde incluso ya se ven resentidas obligaciones laborales como el pago del seguro social, falta de pago a proveedores y hasta el cumplimiento en tiempo del desembolso de los salarios, según los datos proporcionados por los empleados. Vallese sigue sin responder el pedido de entrevista de ABC sobre estos temas.

Demandas de proveedores

Empleados de Copaco denunciaron que a la difícil situación de la telefónica estatal se suman las demandas instauradas por proveedores, que a la fecha serían más de cuatro activas y reclaman el pago por servicios prestados, en el marco de contratos que datan ya de 2015 y que no pudieron ser honrados, embargando los inmuebles, vehículos y hasta las cuentas bancarias de la empresa. Sante Vallese también evita informar sobre este tema.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.