Biocombustibles: proyecto de fábrica tuvo cambios sustanciales

El proyecto privado “Omega Green”, la fábrica de biocombustibles a ser instalada en Villeta, tuvo cambios sustanciales respecto a la propuesta inicial, de febrero del 2019. Ahora, debido al delicado contexto internacional y su impacto en el precio del combustible, el Gobierno considera “aconsejable” que se concrete esa inversión, de US$ 1.000 millones, aunque hay poca claridad del impacto ambiental que implicará producir el hidrógeno pretendido.

El proyecto dega Green, pasó de 70 hectáreas a un terreno de 484 hectáreas, propiedad que era del expresidente Luis González Macchi.
El proyecto Omega Green, pasó de 70 hectáreas a un terreno de 484 hectáreas, propiedad que era del expresidente Luis González Macchi.GENTILEZA

El presidente Mario Abdo Benítez considera que el contexto actual plantea un escenario que podría significar una oportunidad para el Paraguay, posicionarse a nivel mundial en la producción de combustible de origen vegetal y proveerlo al mundo para transporte, terrestre y aéreo, y producción de plásticos, entre otros productos, conforme explicó el ministro de Industria y Comercio, Luis Castiglioni.

Aquello se concretaría con la instalación de la fábrica de biocombustibles “Omega Green”, en Villeta, inversión del grupo ECB de Erasmo Carlos Battistella.

“El aumento del precio del flete, las variaciones en el valor de los combustibles fósiles, el gas y otros derivados del petróleo, la guerra comercial con el lejano Oriente, la inflación experimentada por la mayoría de los países tras la pandemia, los estragos en la producción y en la productividad ocasionadas por el cambio climático, demuestran que estamos viviendo un periodo crítico”, señaló al describir el contexto y la oportunidad de recibir más ingresos mediante exportación de biocombustibles, que emite menos gases de efecto invernadero.

Sin embargo, no pudo responder la pregunta referente al impacto ambiental al generar aquel producto, que hasta el momento será sólo para exportar.

Omega Green se diferenciará de otras plantas existentes en que producirá hidrógeno, materia prima para crear el biocombustible. Al inicio, se informó que iba a obtenerse mediante electrólisis (reacción electroquímica, proceso que usa mucha energía y agua) y ahora será a partir del gas, mediante “steam reform”. “La tecnología más extendida en el mundo: alrededor del 90% de todo el hidrógeno producido en el planeta proviene de esta tecnología”, informó ECB.

Sobre el punto, Mercedes Canese, experta en energía, observó como sensible que si será a partir de gas metano, el hidrógeno se obtendrá por biomasa en descomposición, o gas natural, y de qué zona geográfica. La información aún no fue proporcionada.

Blas Zapag, de Copetrol y que será inversionista de ECB, expresó que el proyecto incorpora a los mejores profesionales y cuenta con la mejor tecnología americana. “Es una inversión muy importante, el ingreso de divisas tendrá gran impacto social”, dijo. Añadió que se plantea la expectativa de desarrollar en Ñeembucú parcelas demostrativas de variedades de oleaginosas.

¿Combustible verde con producción contaminante?

La consultora en temas de energía e industria, Mercedes Canese, explicó que el hidrógeno (H2) se obtiene en un 99% a partir del gas natural (que en esencia es metano, CH4), pues es el que presenta menores costos. Producir hidrógeno por electrólisis del agua (H2O) con energía eléctrica es el más caro en todo el mundo, pues en el planeta se depende de las costosas energías fósiles, entre ellas el gas natural, cuyo rendimiento en las plantas térmicas difícilmente supera el 50%.

En todo el planeta el gas natural es la energía que se utiliza en alto porcentaje para satisfacer la demanda de electricidad de los diversos sistemas interconectados. Así funciona en varios países de la región; el Paraguay carece de centrales térmicas a gas natural.

De esta manera es importante preguntarse cómo funcionará el “steam reformer”, único dato reportado por Omega Green para crear el biocombustible. Según explicó un especialista, quien pidió no se lo identifique, ese mecanismo normalmente se utiliza con gas natural (compuesto principalmente por metano) como insumo, el cual es contaminante.

Surgen otros interrogantes, tales como ¿dispondrá de un sistema de captación de dióxido de carbono (CO2)? En caso afirmativo, ¿qué tipo de productos se utilizará?, ya que dependiendo del producto a utilizar se evalúa qué impacto puede tener. ¿Qué volumen de gas natural va a ser almacenado? ¿Qué medidas de seguridad prevén durante el almacenamiento?

Con relación a las garantías para precautelar el medioambiente, esas son algunas de las “tareas” que faltan responder en la Declaración del Impacto Ambiental del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) dada a Omega Green (Nº 236/2020), cuya vigencia era de 1 año. La inversora se encuentra en trámite de actualizar la ubicación y área de la planta, además de los detalles del nuevo método de obtención de hidrógeno, informó el viceministro de Industria, Ramiro Samaniego.

Canese opinó que para producir el hidrógeno y que verdaderamente sea “verde”, debería instalarse previamente una central solar en el Chaco, que abastezca única y exclusivamente a esa planta.

Relación, costo/ beneficio

Canese celebró que se haya descartado la electrólisis para producir hidrógeno en el citado plan, aunque observó que existen otros proyectos que siguen aspirando a ello. Además, Omega Green como planta fabril demandará energía para su funcionamiento, y de hecho, se ubicará a cien metros de una subestación eléctrica.

La especialista recalcó que la clave para la puesta en marcha de las industrias es el precio de la energía eléctrica, que se pretende sea prácticamente subsidiado, y que de esta manera, no es conveniente para el país.

Generalmente, los inversionistas inflan la generación de empleo, y en realidad, es poquísima en relación a la unidad de energía consumida y su valor agregado, que son el aporte al fisco, jubilación y seguro social. “Lo fundamental para ellos es la tarifa eléctrica barata, sin generar empleos ni pagar impuestos. De esta manera se trata de un obvio desperdicio de nuestra energía hidroeléctrica, que luego tendremos que importar a elevados costos”, expresó.

¿Acaso se justifica subsidiar la tarifa eléctrica y luego, qué cantidad importar de la energía eléctrica que necesitemos y a qué precio, ya que no funcionaron los intentos por producir energía eléctrica barata?, dijo.

ggonzalez@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.