Para robar cables y caños de cobre, maleantes destrozan instalaciones de la iglesia de La Encarnación

Maleantes que pululan bajo los efectos de las drogas por el casco histórico de la ciudad de Asunción, robaron ayer de madrugada todo el sistema de cableado y las mangueras de metal de los acondicionadores de aire de la iglesia de La Encarnación, que fueron instalados horas antes y sin que estos hayan sido probados aún, denunció el sacerdote Julio Rojas.

Maleantes que deambulan por el casco histórico de la capital del país atacan periódicamente las instalaciones de la iglesia La Encarnación.
Maleantes que deambulan por el casco histórico de la capital del país atacan periódicamente las instalaciones de la iglesia La Encarnación.ARCENIO ACUÑA

Un año atrás la iglesia había sufrido uno de los tantos ataques de los maleantes, que dejó inutilizado los acondicionadores de aires como así también gran parte de la lumínica. A raíz de este hecho los feligreses comenzaron a trabajar para juntar fondos y reponer los elementos que fueron destruidos por los delincuentes.

Tras meses trabajo y dedicación, en la tarde del viernes último se logró reponer los accesorios, cables e instalaciones necesarias para el buen funcionamiento del sistema de refrigeración de la iglesia, cuyo costo no fue cuantificado por el padre Julio Rojas.

Finalmente, los responsables del templo decidieron que en la mañana de ayer a primera horas iban a probar el funcionamiento de las máquinas, sin embargo, grande fue la sorpresa de ellos cuando al llegar al sitio confirmaron que nuevamente todo fue destruido por los maleantes.

Al igual que la vez anterior, se llevaron los cables y mangueras, además de otros objetos de metal que pudieran vender para comprar algunas dosis de drogas, especialmente el crack.

Iglesia recibe constantes “visitas” de ladrones

El sacerdote Julio Rojas agobiado por la situación, señaló que los delincuentes periódicamente irrumpen en el predio de la iglesia para robar todo lo que encuentran a su paso, focos de luz, cables, adornos y pese a los reclamos que hicieron a las autoridades policiales nunca recibieron una solución a la problemática.

El pa’i Julio Rojas mencionó que hace unos meses tuvieron el resguardo de un agente, que sería de la Comisaría 3ª de Asunción, pese a que intentaron ponerle todas las comodidades posibles, aparentemente el uniformado fue enviado a trabajar a otro sector de la jurisdicción.

“Para solucionar este problema la Policía deber ir en busca de los que reducen los artículos robados de los adictos, si estos no tienen donde vender los cables y las mangueras de cobre dejarán de hurtarlos”, aseguró el pa’i Julio Rojas.

Pese a las diversas estrategias implementadas por las fuerza policiales nunca se pudo dar una solución definitiva a la problemática generada por el accionar de estos maleantes en el centro de la ciudad de Asunción, que generan millonarias pérdidas a comercios, edificios públicos y residencias particulares.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.