Sin temblor, el estado de la avenida Mariscal López ya es calamitoso

La avenida Mariscal López presenta actualmente -y desde hace tiempo- un estado calamitoso, especialmente en la zona de la ciudad de Fernando de la Mora, sin que la haya afectado sismo alguno. En su intersección con la calle Luis Alberto del Paraná se observa (y se sufre) desde hace mucho tiempo baches, verdaderos pozos y agua servida en donde hay hasta pececitos.

Baches  profundos y de gran tamaño en la avenida Mariscal López
Baches profundos y de gran tamaño en la avenida Mariscal López.Gentileza

Después de cada lluvia, la situación de la avenida Mariscal López y su intersección con la calle Luis Alberto del Paraná empeora. Los automovilistas intentan evitar la zona utilizando desvíos, pero al ser esta una vía importante de conexión entre ciudades, es lamentable que no pueda ser transitada con total tranquilidad.

Son baches parecidos a “cráteres” por tamaño y profundidad, que -según reportó la ciudadanía- terminan dañando los automóviles.

Pececitos en los baches

A lo largo de la cuadra se observa incluso pececitos que habitan en estos pozos al costado de la avenida.

Lea más: Cráteres “adornan” calles, mientras reparaciones bajo “emergencia vial” no avanzan

No fue el sismo que se sintió anoche en nuestro país el que afectó de esta manera a la avenida, sino “simplemente” es resultado de la desidia de las instituciones responsables del mantenimiento vial de nuestro país. El precario o inexistente sistema de drenaje, más la calidad de los trabajos realizados en cada avenida, cada recapado, es lo que deja a la avenida Mariscal López, como tantas otras, inutilizable.

Muchos de estos baches ocasionan accidentes que ponen en peligro la vida de los automovilistas y motociclistas que utilizan la vía para llegar a sus respectivos destinos.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.