Hospital Barrio Obrero: pacientes padecen lentitud de los servicios médicos, denuncian

La tardanza en la atención médica y la falta de medicamentos y mobiliarios, son denuncias frecuentes en el Hospital Barrio Obrero. Hasta el nosocomio llegan diariamente cientos de pacientes que deben soportar varias horas de espera parados o sentados en la vereda del centro médico.

Los pacientes deben esperar en la vereda por falta de una sala de espera y mobiliarios.
Los pacientes deben esperar en la vereda por falta de una sala de espera y mobiliarios.Gustavo Machado

La lentitud en la atención médica es el principal problema denunciado por los usuarios del Hospital Barrio Obrero, dependiente del Ministerio de Salud Pública (MSPBS).

Los estrechos pasillos del nosocomio están constantemente abarrotados y además faltan mobiliarios, según denunciaron ayer a ABC quienes estaban a la espera de una consulta.

Lea más: Esperas de hasta dos meses para consultar en el Hospital San Pablo

“Cuesta mucho conseguir un turno. Acá no podés venir a decir que necesitás un estudio urgente, debemos aceptar el protocolo del hospital”, lamentó Miriam Herrera, quien llegó hasta el nosocomio desde San Antonio.

La mujer, tardó un mes en conseguir turno para estudios de colonoscopia y endoscopia, según dijo.

Asimismo, Mariela Valdez, quien aguardaba con su madre, doña Rosa, por la atención médica con un especialista clínico, comentó a ABC que el hospital tiene buenos profesionales médicos, pero que el tiempo de espera para consultar es demasiado.

“Los médicos son muy amables, pero se espera mucho para consultar. Siempre venimos acá ante cualquier inconveniente de salud y mínimo tenemos que esperar tres horas por la atención”, comentó Mariela.

Aseguró además que el hospital público carece medicamentos. “Tenemos que comprar todo. Ni Losartán no tienen”, lamentó la mujer.

Desagradable espera

Las madres de bebés prematuros que esperaban en el nosocomio para vacunación, también reclamaron las horas de espera para que sus pequeños sean inmunizados con su dosis correspondiente de palivizumab, un biológico que se aplica a prematuros.

Lea también: Incan: faltan fármacos y médicos especialistas, denuncian pacientes

“Nos citaron a las 8:00, ya son las 10:00 y ahora comenzaron a vacunar. Nunca vengo a consultar a este hospital porque la atención es muy lenta, nunca se consiguen turnos. Pero como esta vacuna es especial, tuvimos que venir”, relató María Núñez, quien llegó desde Villa Elisa para dosificar a su bebé.

El grupo de madres con sus bebés recién nacidos debieron aguardar más tiempo del necesario en un estrecho pasillo.

En el lugar no circula el aire y ni siquiera había un ventilador que hiciera más agradable la espera. Los recién nacidos eran apantallados con sus libretas de vacunación.

Sin sala de espera y vereda llena de gente

Otra de las críticas que se escucharon durante un recorrido por el hospital, es la falta de una sala de espera.

“Acá uno tiene que aguantar parado o salir a la verada a sentarse en el suelo. No hay una sala de espera”, denunció un hombre que no quiso brindar su nombre.

Lea más: Incan suspende todos sus servicios por feriado

Otro paciente, que aguardaba ser llamado para realizarse un estudio laboratorial, también lamentó la lentitud en la atención. “Se espera demasiado para ser atendido”, dijo.

En esa área del hospital, donde además del área de laboratorio, se realizan ecografías y se encuentra también el área de atención pediátrica, los pacientes esperaban parados en apretados pasillos.

“Llegué a las 8:00 para una ecografía, pero recién van a dar turno a las 11:00. Estoy esperando”, dijo a ABC Adelaida López, quien llegó desde San Antonio y aguardaba -como muchos otros pacientes- en la vereda por falta de lugar y mobiliarios dentro del nosocomio.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.