“Ojalá que dentro de ese plan no estén otros fiscales en la lista”

Para el exfiscal, exsenador, exjefe antidrogas y exministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, es evidente que la orden de matar al fiscal Marcelo Pecci en Colombia provino del crimen organizado de Paraguay. En esta entrevista se pregunta si otros fiscales no estarán en la mira porque los mafiosos están sintiendo el perjuicio que les causan las investigaciones. El especialista sostiene que el Ministerio Público debe mostrar todavía más dureza en sus actuaciones a pesar de que el asesinato se produjo en el momento más sensible que vivía un servidor público.

d
Arnaldo Giuzzio.

- ¿Qué recuerda de Marcelo Pecci?

- El ya estuvo en el caso de Cecilia Cubas. Ya en ese momento se perfilaba como un buen profesional. Tenía un buen perfil académico y como persona. Era buena gente y al mismo tiempo buen profesional. Estaba considerado como uno de los fiscales más serios. Llevaba casos muy importantes relacionados con la criminalidad organizada, principalmente el narcotráfico. Acá hay que hacer una revisión de lo que conlleva la actuación de la Fiscalía. El fiscal es el que pone su rostro, se expone ante los casos. La mayoría de los investigadores, tanto agentes especiales y miembros de la Policía no aparecen hasta el juicio oral. En el caso de los fiscales, son los que tienen una presencia mediática muy importante desde el inicio. Eso hay que ir evaluando en lo sucesivo de cómo se va a ir encarando. El crimen va a seguir avanzando.

- Es llamativo el crimen de un fiscal...

- Es muy raro, muy llamativo que un fiscal paraguayo sea asesinado. Eso no sucedió nunca. Cuando el crimen organizado es tocado, reacciona y lo hace en forma violenta como en el caso de Marcelo. En Colombia, hasta que murió Pablo Escobar las víctimas eran jueces, parlamentarios, políticos. La intervención del narco era permanente. Estaban los famosos regalos bomba que enviaban a ciertas personas por tener una posición contraria a los intereses del crimen organizado. A partir de la desaparición de Escobar, allí sufrió una mengua muy importante toda la estructura en Colombia. En Italia pasó lo mismo con jueces y fiscales que tuvieron que aparecer sin rostro en los procesos. Nosotros trabajamos con ellos...

- ¿Y la experiencia paraguaya?

- Anteriormente había liderazgos fuertes como Jarvis Pavao (el de la celda de lujo en Tacumbú), (Jorge) Rafat, Pingo Soligo, Cabeza Branca (Luiz Carlos Da Rocha). Eran liderazgos tan fuertes que el Estado, el Gobierno a través de las autoridades públicas negociaba con ellos. Se generaba una paz ficticia en Pedro Juan Caballero, por ejemplo. A cambio de que haya menos muertes, había una tregua para los controles y pasaban la droga en forma absolutamente libre. La cabeza de la mafia local gobernaba. Alguien que tenía problemas de salud no se iba al centro de salud sino que iba junto a ese jefe narco y este direccionaba dónde. No se robaba un vehículo sin que el jefe mafioso autorice. Si alguien robaba sin su autorización, el que robó era muerto y se devolvía el vehículo. Esa paz ficticia existía. A partir del 2018 cuando asumimos la Secretaría Antidrogas (Senad) teníamos como objetivo claro el descabezamiento de toda la estructura criminal.

- ¿Qué pasa hoy?

- Hubo un relajo. Al no haber una cabeza visible los liderazgos (de la mafia) se atomizaron. Hoy intentan posicionarse dentro de esas estructuras criminales a través de la violencia y la fuerza pero ya sin ningún tipo de control. El más fuerte se impone. Por eso le matan por ejemplo al fiscal.

- ¿Los mafiosos grandes respetan más?

- Antes no se mataba a mujeres y niños, por ejemplo. Hoy ya no tiene límites. Le mataron a la hija del gobernador (Ronald Acevedo). Le matan a esta mujer (Cristina “Vita” Aranda) en San Bernardino...

- A la empleada doméstica de ese Insfrán...

- Esto cada vez más asciende en proporciones por la cantidad de facciones que hoy están pugnando por conseguir liderazgos más fuertes.

- ¿Quién pudo haber sido el autor?

- Es muy difícil determinar quién podría ser el enemigo específico que se anime a disponer ese crimen. Si vamos a contar todos los casos que tuvo Marcelo o que tienen los fiscales, cada procesado es un enemigo potencial...

- ¿Los salpicados por el operativo A Ultranza?

- Marcelo no tuvo mucha intervención en los casos A Ultranza. Hay que tener muchos más elementos para tomar una postura respecto a quién podía haber sido el directamente afectado por uno de sus casos. Coincido en que es raro (este crimen) porque cuando los mafiosos operan de esta forma es cuando se sienten traicionados. Cuando algún policía, algún fiscal o un juez pudo haber recibido un dinero o algún beneficio y sale de ese esquema es cuando reaccionan...

- Cuando se traiciona lo pactado...

- Claro. Entonces la forma de reaccionar es la muerte. En el caso de Marcelo no le encuentro explicación. Por la forma en que lo conocimos no hay elementos para suponer que fue eso.

- ¿El fiscal es determinante en el proceso? El juez es el que decide...

- El fiscal es determinante. Los jueces lo que establecen es efectivamente, si las pruebas sirven para una condena y la cantidad de años de cárcel.

- ¿Cree que se ordenó desde Paraguay? Todo el mundo sabía por las redes que la pareja iba de luna de miel a Cartagena de Indias...

- En nuestro país es una costumbre que tienen muchas personas eso de hacer trascender la vida social de una persona pública. Yo creo que Marcelo asumió una actitud muy inocente al permitir que la gente tenga un conocimiento tan certero de sus acciones en su vida privada. Por eso yo descarto la hipótesis de la traición por ejemplo como la base para la comisión de este hecho. Más bien es un mensaje para otros fiscales, otros jueces, para la Policía, para la Senad...

- Lo matan en el momento más sensible de su vida...

- Exactamente, el momento más sensible de su vida. Empezaba a formar una familia y justo le toca en el momento en que estaba de luna de miel.

- Cuando se anunciaba además que el matrimonio esperaba un hijo...

- Si uno realmente empieza a analizar, yo creo que fue bien planeado. Esto no es algo improvisado. Esto ya estaba probablemente ordenado y se esperaba el momento nada más. Ojalá que dentro de ese plan no estén otros fiscales en la lista...

- ¿Esa reacción tiene que ver con todos estos golpes contra la delincuencia? Operativo A Ultranza, incautaciones grandes de cocaína, parlamentarios metidos en narcotráfico y lavado...

- Categórico. Esos grupos no operan por sentimiento. Operan porque hay algún interés económico en juego o fueron afectados grandes intereses económicos. Un mafioso dice: “Te voy a perdonar la deuda pero tenés que matarle a fulano de tal”. Es el esquema operativo. No hay sentimiento. Por más que seas amigo del narco, si la acción le produjo un perjuicio económico te matan...

- Pero eliminar a una autoridad mueve el avispero y todos salen perjudicados. Los mafiosos quedan atosigados fuera de acción por mucho tiempo por la acción de los agentes de la ley...

- Eso no noto. No se ve que haya una reacción tremenda de la fuerza pública. Dentro del esquema narco, cuando hay un perjuicio si tenés que transportar la droga y perdés la carga porque se incauta, el patrón dice: “o me devolvés la plata o le eliminas a ese que echó la carga. Va a ser la única forma en que siga yo confiando en tu persona, de que no fuiste vos el que entregó la carga”. Así se da este tipo de acciones. Allí no hay límites para cometer los hechos. En la medida en que tu defensa sea más feroz, que tu lealtad sea más feroz...

- ¿La orden fue de aquí?

- Surgió desde Paraguay. Me da la impresión que la orden es de hace tiempo y que se esperaba el momento...

- ¿Por paraguayos o colombianos?

- Yo descarto que sean paraguayos los que ejecutaron el crimen. Deben ser colombianos. Conocían perfectamente el terreno. Hubo un plan de fuga. El único flanco débil en esa zona era el agua. Es una zona considerada turística segura para los mismos colombianos. Estaban en un hotel con seguridad suficiente. Era complicado hacerlo en el hotel. La única forma era a través del agua, a través del mar.

- ¿Dónde hay que buscar la punta del ovillo?

- Acá hay que hacer un análisis de todos los casos, desechando candidatos enemigos. Alguien tuvo que haber avisado, informado del movimiento que tenía Marcelo. Hay que revisar la lista de los que viajaron con él, personas conocidas que pudieron dar información dentro del hotel...

- De seguro va a golpear a los fiscales que toman los casos grosos...

- A nivel de Fiscalía, que ese mensaje no se reciba. Muy por el contrario, se debe demostrar que no van a agachar la cabeza. El Ministerio Público tiene que apretar todavía más, ser más duro en todo. Mas bien es el narcotráfico el mas afectado, el contrabando, el lavado de dinero, el tráfico de armas...

- Paraguay está en una posición geográfica estratégica...

- Ideal para estas operaciones con los países vecinos. El lavado es el rostro bonito del crimen organizado, la sangre repartida en edificios, yates y vehículos de lujo. Nadie puede percibir que es el resultado de crímenes atroces como este. A eso apunta la lucha. Para eso se requiere fortaleza de las instituciones. En 2013 promoví y se rechazó una ley contra el crimen organizado con el uso de herramientas especiales. Permitía que los órganos de investigación pudieran acceder a datos eludiendo la burocracia porque no se puede pelear contra los criminales que se aprovechan del sistema fiscal y judicial débil.

- ¿Porqué es débil?

- El sistema solo está preparado para hacer frente a personas, a criminales ordinarios no a organizaciones enteras. Por eso Colombia usó jueces y fiscales sin rostro y la ley de extinción de dominio para apropiarse de los bienes de la criminalidad organizada. Por eso en Colombia no tienen más ese ambiente de terror que había en el pasado.

- Y aquí, ¿qué pasó?

- Aquí se debilitaron las instituciones como la Contraloría, la Secretaría de Prevención de lavado. Los que estaban al frente fueron procesados en 2013 y condenados algunos. Cuando uno asume el rol de enfrentar al crimen uno tiene que precautelarse. Para eso están las instituciones incluida la Senad y la Policía...

- Si se producía el crimen acá, ¿iba a ser más fácil identificar a los responsables?

- No conozco los niveles de seguridad en que se manejaba Marcelo. Probablemente él se cuidaba un poco mas porque no tenía una vida social tan importante.

- ¿Cómo quedó su caso?

- Yo soy víctima de un esquema que se creó utilizando argucias mediáticas, consecuencia también de mi actitud de denuncia. Toda mi actuación fue muy clara y justificada como siempre lo fue. Yo no estoy acusado. Se había hecho una denuncia por enriquecimiento ilícito por una propiedad que tengo en Caaguazú, una propiedad que adquirí a través de un préstamo en el Banco Nacional de Fomento y se paga anualmente. Es una denuncia absurda que vamos a rebatir como corresponde. El tema de los vehículos también. Ya expliqué suficientemente y lo voy a hacer cuantas veces sea necesario.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.