Claman por un riñón para Juanita

Una oportunidad para volver a la escuela, salir a jugar y sonreírle a la vida es la que pide Juana María Dejesús. La pequeña padece una enfermedad llamada poliquistosis renal bilateral, que fue diagnosticada en forma prenatal. Tras una larga lucha, la necesidad de acceder a un trasplante de riñón ahora se hace urgente.

Juanita tiene solo cinco años, pero ya enfrentó numerosos procedimientos médicos con valentía y ahora necesita un riñón para vivir libremente.
Juanita tiene solo cinco años, pero ya enfrentó numerosos procedimientos médicos con valentía y ahora necesita un riñón para vivir libremente.Gentileza

Desde antes de nacer, Juana María Dejesús (5), a quienes sus seres queridos llaman Juanita, fue diagnosticada con una enfermedad llamada poliquistosis renal bilateral, al detectarse disminución del líquido amniótico y ambos riñones con tamaño aumentado, con múltiples quistes en su interior. Debido a esta condición, desde su nacimiento requirió controles estrictos por parte de un equipo multidisciplinario, nos cuenta su madre, Gabriela.

A los tres meses de edad, sus padres la llevaron al Hospital Garrahan de Argentina, donde le diagnosticaron además fibrosis hepática congénita, una variante común asociada a la enfermedad del riñón.

Una fortaleza admirable

Los primeros cuatro años de vida, la pequeñita demostró una entereza impresionante y se mantuvo sin procedimientos invasivos, pero la enfermedad es progresiva y fue avanzando.

Para mejorar su condición, en el 2021 los médicos indicaron que era el momento de iniciar la diálisis y el 30 de julio Juanita ingresó al quirófano para colocarse el catéter e iniciar este procedimiento.

En ese mismo momento se le tuvo que extirpar el riñón derecho, pues ambos riñones eran muy grandes y se necesitaba el espacio suficiente para infundir líquido en el vientre, que es el procedimiento en sí de la diálisis.

Gracias a que los padres recibieron entrenamiento adecuado en el hospital, Juanita pudo recibir esta parte del tratamiento en su casa, recuerda Gabriela.

Lea también: Nahiara ya está en una “fase terminal” y urge un donante de corazón

Lucha contra una infección

Pero el 22 de junio de este año, la familia volvió a pasar por una difícil prueba: un hongo infectó el catéter de Juana y esto obligó al equipo médico a retirarlo. Como ella ya no puede vivir sin dializarse, los doctores se vieron en la obligación de pasar a otra modalidad de diálisis: la hemodiálisis, hasta tanto la niña pueda superar la infección.

Esta serie de hechos hizo que la necesidad de acceder a un trasplante de riñón sea aún más urgente de lo que ya era, para que Juanita pueda tener una mejor calidad de vida, ir a la escuela y jugar libremente. Ella sueña con ser, por sobre todo, una niña libre de tantos procedimientos hospitalarios y hacer las cosas que le encantan como bailar, saltar y correr.

La poderosa decisión de dar vida

Este sábado 9 de julio se conmemora el Día Nacional del Trasplante y, así como Juanita, son muchas las historias de pequeños y pequeñas que hoy podrían tener una segunda oportunidad, pero dependen de la conciencia de los padres de otros menores que por distintas circunstancias pierden la vida.

Lea: Nahiara ya está conectada a un corazón artificial.

Es una decisión dolorosa, pero en medio del dolor de perder a un niño, la familia puede decidir donar y así que esos órganos tengan una segunda vida en pequeñas como Juanita. El trasplante se realizaría en el Instituto de Previsión Social (IPS), una vez que se produzca el milagro y se obtenga el órgano.

Nahiara es otra pequeña de 6 años que también desea con todas sus fuerzas vivir y, luego de un año esperando por un trasplante de corazón, ahora fue conectada a un corazón artificial, informó la jefa de Cardiología del Hospital Pediátrico Acosta Ñu, Dra. Nancy Garay.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.