A 19 años del magnicidio de Argaña

Una mañana como hoy, el asesinato del entonces vicepresidente de la República, Luis María Argaña marcaba el inicio de una de las épocas más negras de la democracia paraguaya, ya que desencadenó la crisis política y el luctuoso “marzo paraguayo”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/A4SY35ZW3FCRNLAHWLAASPA4QQ.png

Cerca de las 8:30 del 23 de marzo de 1999, el estruendo de una balacera perturba a todos en torno a la calle Diagonal Molas casi Venezuela de la Capital, parte del trayecto de Argaña desde su residencia en barrio Carmelitas hasta la sede de la vicepresidencia.

La camioneta del vicepresidente, rociada de balas y con una granada sin detonar al costado quedó parada más o menos a mitad de cuadra, con los cuerpos de Argaña y su guardaespaldas dentro.

Solamente el chofer logró sobrevivir al ataque que fue realizado por tres personas, en un caso sobre el cual nunca recayó la luz plena de la justicia, ya que nunca se logró condenar al presunto autor intelectual.

PUBLICIDAD

Pablo Vera Esteche, autor confeso del atentado y condenado a 18 años de cárcel, fue beneficiado con libertad condicional en 2013, mientra los otros presuntos autores, Constantino Rodas y Luis Alberto Rojas, fueron condenados a 25 años de prisión.

Por su parte, Lino César Oviedo (+), sindicado como instigador del crimen, finalmente fue sobreseído definitivamente del caso, tras años prófugo de la justicia.

El asesinato de Argaña se dio en medio del hecho de que Oviedo vea frustradas sus chances de llegar a la presidencia tras ser inhabilitado por un intento de golpe en el 96.

PUBLICIDAD

Raúl Cubas Grau, el candidato a vicepresidente de Oviedo, pasó posteriormente a ser presidente de la República y Argaña su vice, y el atentado se dio poco después de que Oviedo haya dejado su reclusión.

El crimen contra Argaña desató una ola de protestas que tuvieron como epicentro las plazas frente al Congreso. Cientos de personas participaron de las sucesiva jornadas de protesta que tuvieron como punto de quiebre la muerte de 6 jóvenes, a manos de personas ligadas al oviedismo y el gobierno.

Ante la crisis y los graves sucesos, Cubas Grau no pudo sostenerse mucho más en el gobierno y acorralado por una sentencia casi definida un juicio político, y un 28 de marzo, 5 días después del magnicidio, presenta renuncia al cargo, y a falta de vicepresidente, lo sucede el entonces presidente del Congreso, Luis Ángel González Macchi.

El marzo paraguayo es una de las crisis políticas más importantes de la vida democrática, junto con el intento de violar la Constitución Nacional por parte del presidente Horacio Cartes -que buscaba la reelección- y la masacre de Curuguaty, que terminó con el gobierno de Fernando Lugo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD