Castiglioni: Pacto no incluye “ideología de género”

El ministro del Exterior, Luis Castiglioni, reiteró esta mañana que el pacto migratorio no incluye la llamada “ideología de género”. También aseguró que no afectará nuestro presupuesto de gastos ni obligará a modificar las legislaciones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PLOKRSJHKZHNTINQREZQ6R424U.jpg

Ante las críticas recibidas por parte de algunos sectores conservadores, el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Castiglioni, decidió brindar una conferencia de prensa en la cual respondió a algunas dudas referentes al Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU, al cual nuestro país se sumó en Marruecos.

Aclaró que el Pacto Global de Migraciones no es un acuerdo, convenio ni un tratado, por lo cual no se firma. Insistió en este punto porque, agregó, esa es una de las grandes “mentiras” que se han instalado a través de las redes sociales. “Una campaña que comenzó con desinformaciones y terminó con informaciones calumniosas, mentiras, manipulaciones hasta perversas”, consideró.

PUBLICIDAD

“El pacto no es un instrumento vinculante jurídicamente, es decir, no tiene impacto directo en nuestra legislación interna. No obliga a la adopción de una nueva legislación. No se vincula jurídicamente con todo nuestro sistema legal. Es un marco para la cooperación internacional, articulado sobre la base de un proceso intergubernamental negociado, ejecutado de buena fe, que refuerza específicamente el principio de soberanía, incluido el derecho soberano de los estados a determinar su propia política migratoria nacional y la prerrogativa para regular la migración dentro de su territorio”, citó.

Asimismo, para echar por tierra el cuestionamiento de que supuestamente se afectará nuestra soberanía, leyó el punto 15, inciso c del Pacto, que dice: “El pacto mundial reafirma que los Estados tienen el derecho soberano a determinar su propia política migratoria y la prerrogativa de regular la migración dentro de su jurisdicción, de conformidad con el derecho internacional”.

Concluyó ese punto asegurando que el Paraguay seguirá siendo libre y soberano, para determinar su propia política migratoria, quiénes van a entrar al territorio y quiénes no. “Y si quieren entrar al territorio de la República algunas personas que consideramos que puedan perjudicar la convivencia, que puedan ser un obstáculo en la armoniosa convivencia que tenemos en la República, pues no van a entrar”, garantizó.

Castiglioni calificó de falsa otra de las afirmaciones esparcidas, que indican que el pacto establecería el derecho a migrar y “permitiría a todas las personas escoger a dónde ir y cuándo hacerlo”. Consideró eso “falso de toda falsedad. Ningún párrafo del pacto obliga a ningún país a recibir migrantes, no se establece ninguna cuota de cuántos migrantes debe recibir el país por año (…) Todas estas informaciones son productos de mala fe”, afirmó ante los medios de prensa.

Destacó también que no obliga a otorgar ningún servicio o atención extraordinaria a los migrantes y, por ende, no compromete los recursos del Estado paraguayo. “Es una suerte de compromiso moral”, argumentó.

Por otra parte, el principal punto cuestionado por las agrupaciones autodenominadas provida fue el hecho de que supuestamente el Pacto promueve la “ideología de género”, al colectivo LGTBI y el aborto. “Para el Paraguay, género se refiere únicamente a hombre y mujer, y nada más que eso. Perspectiva de género implica incluir la diferencia entre las realidades del hombre y la mujer en las políticas públicas. O sea, hay que entender especialmente las realidades de la mujer y la niña migrante, las embarazadas, combatir las redes de prostitución y trata de personas”, manifestó al respecto el canciller.

Agregó que, debido a que algunos términos no eran compatibles con nuestras leyes, ya aclararon que se interpretarán en el sentido de nuestra Constitución y marco legal, que prevalecen y son las que determinarán cada una de las palabras del Pacto.

Inclusive, señaló que el papa Francisco declaró a favor de este documento, indicando que acogía “con mucha esperanza la adopción de este pacto, porque estamos hablando de la suerte de seres humanos, de quienes tenemos la obligación de ocuparnos”.

Finalmente, reiteró en varias ocasiones que el país se sumó al Pacto sobre todo pensando en los miles de compatriotas que se encuentran en el exterior, en la mujeres y niñas que son víctimas de trata de personas y explotación sexual, en todos los que tuvieron que abandonar el Paraguay por distintas circunstancias.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD