Apuntar a la educación para impulsar donación de órganos

El director del Instituto Nacional de Ablación y Trasplante destacó que se debe educar a la ciudadanía sobre la importancia de donar órganos y así salvar vidas, además de eliminar los tabúes. Lamentó que muchas familias se nieguen a donar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/7HWM3ALHJJAHRAXPMKOSZBTL54.jpg

El proyecto de “obtención de órganos de donantes fallecidos con fines de trasplante en seres humanos vivos” fue presentado el jueves de la semana pasada en la Cámara de Senadores. Al respecto, el Dr. Gustavo Melgarejo, director del Instituto Nacional de Ablación y Trasplante, explicó que ya existe una ley del “donante presumo”, pero muchos familiares se niegan al procedimiento.

Señaló por ejemplo que, cuando se buscaba un corazón para Anita, tuvieron varios candidatos posibles pero los familiares de las personas fallecidas fueron quienes se negaron a donar sus órganos. Incluso contó que ahora tienen un paciente en emergencia y en este transcurso hubo 5 negativas por parte de familiares.

PUBLICIDAD

Es por ello que destacó la importancia de educar a la población sobre el valor de la donación de órganos y también para eliminar tabúes, ya que la ciudadanía generalmente se niega por ignorancia y desconocimiento.

Sobre el proyecto y la Ley N° 1246/98, que está vigente actualmente, indicó que no tienen muchas diferencias sustanciales, pero sí “aspectos importantes en cuanto a los financiamiento de lo transportes y cuestiones técnicas referentes a los procesos”.

Finalmente, destacó que cuando una persona se niega a donar los órganos de sus familiares está directamente negándole la posibilidad de vivir a una persona. “Es cuestión de vida o muerte”, expresó.

Actualmente, hay 250 pacientes que aguardan por donaciones de órganos en la lista de espera, entre ellos se destacan 11 corazones, seis hígados, 125 córneas.

Este miércoles, en Cámara de Diputados, postergó por 15 días el proyecto de ley Anita, que consiste en convertir a todos los ciudadanos en potenciales donantes de órganos salvo que expresamente se nieguen a serlo. Uno de los proyectistas quien encabeza la iniciativa, el diputado Ramón Romero Roa, solicitó que el proyecto sea tratado recién en dos semanas, previo dictamen de las comisiones asesoras correspondientes.

Se tienen previstas algunas modificaciones al proyecto original, como por ejemplo, que la declaración de ser donante aparezca en la cédula de identidad del ciudadano, entre otros cambios.

Sobre el tema, la doctora Idalina Stanley, jefa del departamento de Nefrología del Hospital de Clínicas, opinó que muchas de las consideraciones que se han incluido en el actual proyecto de ley, ya figuran de hecho en la ley 1246/98.

“En el artículo 58 ya se habla del donante presunto. Si bien ya existía dentro de la ley, en la práctica ya se cumplía”, recordó la doctora.
Para la profesional, lo que ocurre en la actualidad es que a partir de la influencia de la vecina Argentina con la Ley Justina, en nuestro país arrancaron varios grupos con intenciones de impulsar iniciativas que beneficien a más gente. No obstante, para la galena, lo realmente importante y que se debiera hacer es cumplir lo que ya está escrito.

Añadió que, en todo caso, lo que se debería hacer es reglamentar en forma más específica la ley actual. “Me parece ambigua la palabra presunto. Debería ser más específico de forma a que nos garantice el trabajo y no tener miedo constante a ser sometidos a probables demandas por practicar trasplantes”, enfatizó la médica.

"Se han sacado pacientes donantes del quirófano por manifestaciones de vecinos delante del sanatorio, que impedían a la donación y escrachaban a la familia por querer donar los órganos de su hijo”, recordó la profesional.

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD