Largas horas en aquella emblemática noche

Horas de tensión se vivieron en la noche del jueves en la Universidad Nacional mientras los estudiantes aguardaban que la fiscala Blanca Aquino llegue hasta el lugar, donde rodeaban una camioneta en que se cargaron documentos de la institución.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/R5NBJYKTHVEZZD7QF4O42QELBY.jpg

Dentro de la camioneta, patrullera de una firma particular, se encontraba la funcionaria María del Carmen Martínez Méndez, directora general de Talentos Humanos, con un salario de G. 29.955.860, según datos oficiales. Desde que empezaron las protestas, corrió la versión de que funcionarios estarían sacando documentos de las oficinas de la Universidad Nacional y, a juzgar por la hora y el hecho de que el jueves fue asueto en la casa de estudio, extrañaba la presencia de la mujer allí.

Eran cerca de las 20:30 cuando se solicitó la intervención de la fiscala Blanca Aquino, por sospechar que se trataba de un caso de robo de documentos. Como la reacción del Ministerio Público fue curiosamente lenta, los estudiantes rodearon la camioneta, que tenía el logo de la empresa “Prevención SRL” (seguridad privada) y era manejada por un hombre y escoltada por guardias. Permanecieron allí durante cuatro horas, esperando la presencia de la agente del Ministerio Público.

La alumna Mariana Quintana denunció a través de su cuenta en Facebook que la funcionaria intentó escapar, con sus guardias al paso, quienes la habrían agredido a ella y a otras tres estudiantes más. La joven posteó un video en que se ve el tenso momento que denuncia: “Acá dejo en evidencia el video desde el momento que yo, Mariana Quintana, empiezo a filmar. Desmiento públicamente las acusaciones del guardia y chofer sobre querer agredir a la señora”, escribió.

En ningún momento los estudiantes intentaron sobrepasarse. Al contrario, la espera se hacía solo con cantos de protesta. Mientras tanto, otros grupos de estudiantes corrían por todo el campus, de edificio tras edificio, ante la presencia de otros funcionarios en las instalaciones, quienes silenciosamente buscaban hacer lo mismo que Martínez Méndez.

Los estudiantes lograron captar imágenes y videos elocuentes: funcionarios escondidos detrás de los muebles, inclusive arrastrándose en medio de la oscuridad, cumpliendo órdenes de alguien que probablemente se encontraba cómodamente esperando resultados. Dos de ellas fueron detenidas en la mañana del viernes, luego de pasar la noche dentro del rectorado. Se trata de Luz Aquino y Leticia Deggeller, también de la Dirección de Talento Humano.

Martínez Méndez, arriesgándose como nadie en la noche del jueves, quedó dentro del vehículo. En ese lapso dijo sentirse mal, por lo que se le brindó asistencia gracias a los bomberos. Sin embargo, se negó a salir del sitio sin la camioneta junto con lo que contenía. Según varios estudiantes, se la vio hasta romper y tragar los papeles con los que cargaba. Sus familiares, al enterarse del caso a través de los medios de prensa, amenzaron con hacer una denuncia por secuestro.

“¡El papel no se come!”, le gritaban los universitarios, quienes en ningún momento dejaron de rodear el vehículo. La fiscala aún no llegaba y ya habían pasado casi cuatro horas. La tensión aumentaba porque en los edificios de las demás facultades, las luces se prendían y apagaban y se denunció el ingreso de varias personas dentro del predio.

El caso más curioso –por decirlo de alguna manera– fue en el edificio de Veterinaria, antiguo feudo del actual rector Froilán Peralta. ¿Qué había allí? Las luces y las computadoras estaban todas encendidas en las oficinas de la facultad. En un momento dado, también cerca de la medianoche, todas las máquinas se apagaron, al igual que la iluminación.

No obstante, se filmó con celulares la sincronización de las computadoras dentro de la Facultad de Veterinaria. En palabras sencillas, las máquinas eran manejadas desde afuera.

Los estudiantes decidieron entonces llamar a los celulares del senador colorado Juan Carlos “Calé” Galaverna, “amigo personal” del polémico rector, debido a que llegó la información de que la fiscala estaría reunida con él, lo que explicaba la excesiva tardanza. A través del megáfono se escuchó del otro lado de la línea una voz saludando, muy parecida a la del legislador. Casi al mismo tiempo, los manifestantes gritaron y la persona cortó la llamada.

El segundo intento consistía en contactar con la fiscala. Aquino respondió y -con un tono de voz que delataba cierto hartazgo- aseguró que ya estaba en camino. De acuerdo a una grabación que se difundió en redes sociales se escuchó la voz de “Calé” de fondo, lo que reforzó la hipótesis de que se encontraban en el mismo lugar. Tras sus breves palabras, fue abucheada.

La fiscala fue recibida con críticas por los manifestantes. Los estudiantes exigieron que Martínez muestre las documentaciones que extrajo del Rectorado, a lo que Aquino señaló que el procedimiento de cateo del rodado "no se hará esta noche, sino mañana (el viernes)", pero la mujer debía ser inspeccionada.

Así también, fue requerida para que intervenga en las oficinas del rectorado donde aparentemente todavía hay gente oculta, lo que intentó eludir en todo momento alegando que no le compete esa parte y que es responsabilidad de la Fiscalía Contra Delitos Económicos. Tras la insistencia, no vio otra salida que aceptar tomar intervención tras las denuncias.

Lo más indignante para los manifestantes fue que cuando Martínez abandonó la camioneta y se le cayeron varios documentos arrugados y semidestruidos. Los estudiantes difundieron los papeles que se cayeron mientras salía del móvil. Efectivamente, se trataba de documentos de nombramientos y otros papeles referentes los funcionarios.

De hecho, en el asiento del móvil fiscal en el que fue trasladada, entre sus ropas y hasta en sus prendas íntimas, también se vieron varios papeles. Se le extrajo además dos pendrives, los cuales había escondido en el sofá de la oficina policial donde estuvo sentada durante el procedimiento, cuentan testigos que siguieron la comitiva fiscal hasta la comisaría.

Varios papeles quedaron en la camioneta de la empresa de seguridad en que se trasladó la mujer, lacrada en la madrugada del viernes. Sin embargo, los manifestantes recogieron algunos que se cayeron de la funcionaria al salir. Un documento es sobre el comisionamiento de Fernando Vidal Núñez Jara al Ministerio de Salud.

En Facebook: https://www.facebook.com/amalia.rios.750/posts/10206620912856864

Así también, fue hallado un memorando de Martínez Méndez del 15 de mayo, dirigido a la polémica directora de Administración y Finanzas, Gloria Netto -quien estuvo esa tarde en las oficinas, según denuncias-. Allí se informa que se habilitaron planillas para que varios funcionarios registren su asistencia, ya que el reloj marcador se habría dañado con una tormenta. Manuscritos, planillas de asistencia en blanco y copias de transacciones con el banco Itaú fueron encontrados.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.