“Fue bastante fuerte que atacaran el sagrario”

Los malvivientes que violentaron la parroquia San Francisco de Asís se llevaron cálices valuados en G. 1,5 millones cada uno. Pero para los religiosos, el golpe más fuerte fue “emocional”, ya que se atacó el sagrario, “que para nosotros es algo central”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/S6XI3WV5CRCYRKIFUIDHTILNRU.jpg

El encargado de la parroquia San Francisco de Asís, fray Fredy Rubén Vega, se refirió en contacto con radio ABC Cardinal al trauma vivido entre los religiosos luego de que ayer malvivientes atacaran la sede, ubicada sobre Herrera casi Caballero, en pleno microcentro de Asunción.

Según mencionó, los delincuentes rompieron vidrios, removieron objetos en varios salones, destrozaron puertas y se llevaron algunos objetos de valor, principalmente cálices, cuyo valor unitario ronda el millón y medio de guaraníes. “La primera escena con que nos encontramos fue el sagrario tirado en el piso, con las hostias consagradas desparramadas”, detalló.

Al preguntársele cuál fue el daño más importante, mencionó que “lo más valioso son los copones y los cálices, que son muy caros, pero cuesta definir todavía el monto de los daños realizados. Los copones no se robaron, sí robaron cálices... No sabría decir si robaron las hostias”, refirió.

Pese al perjuicio material ocasionado, para los encargados el golpe más duro fue el emocional, ya que los malvivientes violentaron el sagrario de la parroquia, un objeto de gran importancia en el ámbito. “Sobre todo el golpe fue emocional para muchos; atacar el sagrario para nosotros fue algo central... Fue bastante fuerte para nosotros”, manifestó.

Sobre los autores del atraco, mencionó que fueron dos jóvenes y no tres como se mencionó inicialmente. “Calculamos que son dos nada más: una chica y un muchacho, jovencitos los dos; en las imágenes se les ve bastante bien”, indicó, al tiempo de comentar que pudieron ver los rostros de los malvivientes gracias a que hace unos meses se instalaron cámaras de circuito cerrado en los principales accesos al recinto.

Con respecto a si en realidad la intención habría sido perpetrar actos de vandalismo contra la iglesia, mencionó que “nos pareció más bien un robo y los daños que causaron fueron más por ignorancia que por otra cosa. Para nosotros, su intención principal no fue destruir la iglesia, si no, se hubiesen ensañado con las imágenes y otras reliquias que hay, porque entraron también a la sacristía”, sostuvo.

Enlance copiado

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.