Defiende uso de helicóptero

El ministro de Salud, Carlos Morínigo, defendió la utilización de helicópteros en la lucha contra el dengue y afirma que la inconsciencia de la gente es lo que más gastos genera al Estado. Sostiene que incluso encontraron basuras en los techos.

Al Estado le cuesta alrededor de G. 2.500.000 cada paciente con dengue, dijo el ministro Morínigo a ABC Cardinal, y gran parte de este gasto es solo por falta de conciencia y la irresponsabilidad de las personas.

Detalló que el insecticida que se rocía en las calles para eliminar mosquitos cuesta G. 1.000.000 por cuadra, todo porque la ciudadanía no se encarga de su propia basura. De esta manera, justifica el uso de helicópteros, lo que ha permitido eliminar criaderos de forma óptima. “La vida no tiene precio. La forma que usamos para captar los criaderos de gente irresponsable es sobrevolar Asunción”.

Comentó que, a pesar del esfuerzo que se hace por tierra, tuvieron reportes de la proliferación incesante de mosquitos, lo que les llamó la atención, y gracias a los sobrevuelos encontraron el motivo: no solamente se crean depósitos clandestinos de basura en el suelo, sino también en los techos de las casas.

Gracias a los vuelos, se pudo intervenir más de tres decenas de casas en una manzana donde la totalidad de las familias presentaban integrantes con dengue. “Si hacemos matemáticas, gastamos millones por la inconsciencia”.

Aseguró que el uso de helicópteros no es un simbolismo: “Tenemos los resultados de estos vuelos que no los íbamos a tener si no los hacíamos. Nosotros necesitamos hacer esto, ya que no pudimos por vía terrestre. Teníamos agendados dos o tres vuelos para los datos georreferenciales, no es que estamos volando todo el día. Hay cosas que tenemos que hacer”, acotó.

En lo que va del año se registraron poco más de 1.600 casos confirmados de dengue y más de 3.200 pendientes de confirmación.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.