Libertad por 150.000 reales

PEDRO JUAN CABALLERO. Unos 150.000 reales habría pagado el veterinario brasileño Edson Iwao Matsuda, capturado en esta zona días atrás para poder obtener una medida de prisión domiciliaria.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FWHH4SVKOVGUBEVNT2UGXAKXHM.png

Fuentes del submundo del crimen de esta frontera señalaron a ABC Color que el veterinario brasileño Edson Iwao Matsuda habría supuestamente pagado 150.000 reales, unos G. 240 millones, a fin de obtener una medida de reclusión domiciliaria que debe cumplir nada más y nada menos que en un hotel, ya que el mismo no tiene ningún tipo de arraigo en esta ciudad.

De acuerdo a versiones a las que tuvimos acceso, son apuntados de supuestamente haber recibido estos “incentivos” el fiscal Balta David Martínez y el juez Luis Benítez Noguera. Tras la detención del ciudadano brasileño, que cuenta con una orden de captura de la policía brasileña por un hecho de homicidio, los agentes policiales lo trasladaron hasta sede policial, a fin de verificar en forma minuciosa su verdadera identidad.

Apenas una hora después de su arresto llegó hasta la sede policial un brasileño que sería el propietario del hotel donde estaba hospedado el prófugo de la justicia del vecino país y ofreció 20.000 reales, unos G. 32 millones. Sin embargo, los agentes rechazaron la oferta e incluso le comunicaron que ya habían avisado a sus pares del Brasil de la detención.

Los agentes, tras contactarse con sus pares del Brasil, conversaron con el delegado de la Policía Civil brasileña, José Enrique Ventura, quien confirmó que efectivamente el detenido poseía una orden de detención por homicidio, hecho sucedido en el año 2014 en la ciudad brasileña de Braganca Paulista, del estado de Sao Paulo.

El delegado Ventura incluso señaló que Edson Iwao Matsuda es adicto a las drogas y que fue internado para su tratamiento el año pasado. Mientras se encontraba en tratamiento, el mismo asesinó al coordinador de rehabilitación Fernando Prado Noguera e incluso se cuenta con la filmación en el momento en que Matsuda cometía el crimen.

Todo parecía apuntar a que el detenido, que habría infringido la ley paraguaya por su entrada ilegal al país y utilización de documentos no auténticos, iba a ser expulsado del país y detenido por los agentes brasileños, cuando llegó la orden del juez Luis Benítez Noguera por la cual disponía que el buscado por homicidio en el Brasil sea puesto en arresto domiciliario con una vigilancia aleatoria.

Lo llamativo del caso es que Matsuda no tiene ningún arraigo en la ciudad, por la que el juez Benítez indicó como su residencia nada más y nada menos el hotel donde estaba hospedado el brasileño. En sus expresiones, el delegado Ventura, de la Policía Civil del Brasil, fue tajante: “El detenido es un sujeto sumamente peligroso y no me sorprendería si en breve consiguiera huir de esta ciudad”. El brasileño sin problemas obtuvo un arresto domiciliario de lujo en un céntrico hotel de esta ciudad.