Piden no tocar los caracoles

Desde Vigilancia de la Salud instan a no tocar los caracoles africanos, a modo de prevenir cualquier problema en la salud. Aseguran que informaron a Senepa sobre la reaparición de los mismos en CDE la semana pasada, pero siguen sin pasar reportes.

La Dra. Águeda Cabello, titular de Vigilancia de la Salud del Ministerio, no supo dar muchos detalles sobre la aparición de los caracoles africanos en la zona de Alto Paraná. Se limitó a señalar que ya recibieron las denuncias y que pasaron la inquietud al Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa) para ver qué procedimiento se está realizando.

“Tenemos que averiguar mejor con Senepa”, señaló. La semana pasada, vecinos de Ciudad del Este reportaron nuevamente la aparición de los temidos caracoles africanos. Ya ese día, ABC Color intentó contactar con Senepa y Vigilancia de la Salud, pero no se logró conseguir ninguna versión oficial.

Contrario a las campañas impulsadas años anteriores, el miércoles pasado desde prensa del Ministerio de Salud se limitaron a señalar que no tienen nada que ver con el tema y que la Seam era la indicada para hablar al respecto. En 2016 se reportaron casi seis mil caracoles africanos recolectados. 

Con respecto a los cuidados que se debe tener en cuenta, la Dra. Cabello señaló que lo más importante es no tocarlos y reportar rápidamente el hallazgo de estos animales. Los caracoles africanos pueden producir irritaciones y cuentan con ciertos parásitos que pueden ser muy peligrosos; sin embargo, aclaró que se debe analizar los que aparecen para determinar qué tipo de enfermedades portan. 

Indicó también que estos moluscos aparecen principalmente en zonas cercanas a lagos y ríos en Alto Paraná. Finalmente, la Dra. Cabello reiteró que deben contactar con Senepa para determinar qué acciones tomar. 

El Ministerio de Salud había recomendado en 2012 lavar bien los vegetales, ante la posibilidad de que estén contaminados con su baba, que puede llegar hasta el cerebro. Por otra parte, este caracol es bastante dañino para los cultivos porque los devora y, por ende, se lo considera una plaga.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD