Retiro de material sobre igualdad

Lilian Soto consideró que la prohibición de materiales sobre la perspectiva de género es irracional, debido a que no se puede prohibir la enseñanza de teorías. Podrían ser cuestiones electorales o de ignorancia mezcladas con arrogancia, opinó.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CAHWGKOOBJEUDM7HT3RQ3TSP4I.jpg

La activista social Lilian Soto, del partido Kuña Pyrenda, lamentó el comunicado emitido por el Ministerio de Educación y Ciencias, que avala el retiro de material referente a la “ideología de género o teoría de género” de las instituciones educativas.

Señaló que esta medida pudo deberse a dos situaciones, a saber:  “extrema ignorancia mezclada con arrogancia, que es una conjunción que el ministro (Enrique) Riera pueda tener, al ignorar algo y, al tener el poder, lo ejerce de manera prepotente; o una cuestión electoral, ya que el partido colorado tiene como una gran masa a sectores conservadores. Para mantener el statu quo”.

En este sentido, subrayó que “desde el punto de vista racional, no tiene ningún sentido práctico ni sentido conceptual justificado prohibir enseñar teorías”.

La exministra de la Secretaría de la Función Pública explicó que la teoría de género es indispensable para luchar contra la subordinación, la exclusión y la violencia contra las mujeres.

“Cuando analizamos el tema de la violencia contra las mujeres, la teoría de género es la que identifica cuáles son los aspectos centrales que causan la violencia de género. Es el instrumento teórico importante de las últimas décadas de todo lo que hace a la emancipación de la mujer”, indicó. 

Refirió que esta teoría ayudó a entender, por ejemplo, que la dependencia económica de la mujer causa la violencia, que la mujer sea un objeto, propiedad de alguien, lleva a casos de abuso sexual y otros.

Antes de la teoría de género, hace unos cuarenta años atrás, la legislación en Paraguay “establecía que las mujeres no podíamos administrar nuestros bienes, también que si las mujeres decidíamos trabajar fuera, teníamos que pedir permiso a los maridos. Entonces eramos consideradas incapaces, confinadas al ámbito privado de la reproducción, seres emocionales sin capacidad racional para dirigir, ocupar espacios para estar en la escena social de toma de decisiones”.

Por todo esto, remarcó la gravedad de que el MEC prohíba la enseñanza de una teoría como tal. “Es muy fuerte que un Ministerio de Educación tenga esa actitud, evidencia de absoluto oscurantismo”, puntualizó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.