Técnicos arriesgan sus vidas

En los últimos días, operarios de la ANDE debieron arriesgar sus vidas al momento de reparar averías que dejaron sin luz a miles de usuarios. Para esta tormenta, fueron destinados unos 400 técnicos para el Centro, Sur y Este del país.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/WO42AC23MVFQDA5YNVJRY6CRXM.jpg

Miles de llamadas son registradas por el call center de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) principalmente y esto se acrecentó durante las últimas tormentas que han azotado a gran parte del territorio nacional como consecuencia del fenómeno climático El Niño, que actualmente se encuentra vigente en nuestro país y en la región.

Esta situación evidencia del grave deterioro de la infraestructura energética de nuestro país, que no necesita de una gran precipitación para que los usuarios queden sin el servicio básico y sin soluciones inmediatas.

Ante este panorama, son frecuentes las quejas de los usuarios ante la falta de respuesta rápida en el servicio que prestan los operarios, miembros de cuadrillas de la institución, que deben cubrir varias zonas a la vez, en muchos casos con muchas falencias.

La realidad es que estos funcionarios arriesgan sus vidas al trabajar, a veces en condiciones que están muy lejos de ser las adecuadas, que en los últimos días han sido mayoría, y que en algunos casos los han llevado incluso a la muerte.

(Funcionarios de la Gerencia técnica que se dirigían a Cnel. Oviedo por trabajos de mejoramiento y en San Lorenzo casi son arrastrados por los raudales).

En muchos casos deben desplazase o realizar reparaciones en medio de fuertes precipitaciones o en lugares inundados, trasladándose incluso en canoas, como se observa en fotografías a las que accedió ABC Color.


(Así se trasladaban técnicos que cubrían cortes por inundación en Ñeembucú)

Según datos proporcionados por fuentes de la ANDE, exclusivamente para las tormentas fueron destinados unos 400 operarios, entre funcionarios y cotratados.

Del departamento de Mantenimiento de Distribución de la ANDE, fueron asignados para trabajos de maniobras en media tensión y atención de reclamos aproximadamente 48 personas por día, en las coordinaciones de las secciones de Distribución de la Capital (Luque, Centro, San Cristóbal, Lambaré, Fernando de la Mora y Limpio). Son 18 personas por turno (tres en cada sección) y las secciones de Distribución de Luque y Limpio cuentan con dos cuadrillas de empresas contratistas cada una.

En la sala de operaciones, son ocho personas en cada turno (tres turnos por día). En cuanto a zonas aledañas a la capital, son 60 técnicos para las ciudades de Guarambaré, Ñemby, Villeta, Itá, Itauguá.

Para el Este del país, son en total 40 funcionarios de la ANDE más 30 contratistas. En cuanto al Sur son 118 los técnicos. En Misiones hay 15 técnicos y 18 contratistas. En Ñeembucú son 10 de la ANDE y 10 contratados mientras que en Itapúa son 35 funcionarios y 30 contratistas.

Finalmente, la Gerencia técnica del ente, destinó al menos 30 de sus funcionarios para paliar la gran cantidad de reclamos en diferentes zonas. 

(Móvil 902 de la agencia comercial San Estanislao. Quedaron atascados reponiendo medidores luego de la tormenta).

(Estos funcionarios del departamento de líneas de Distribución trabajaron 36 horas continuadas luego de la primera tormenta. Tras la segunda, trabajaron 22 horas. Están especializados en líneas vivas -energizadas-. Hace poco, un compañero de ellos fue electrocutado mientras trabajaba, por lo que tuvieron que amputarle dos piernas y un brazo).

(En Limpio, trabajaron dos días de seguido casi sin descanso).

(Operario de la agencia regional Ñemby, quien sufrió una descarga por conexión directa el viernes tras la tormenta. Llevaba 18 horas de trabajar. Se medicó y luego siguió trabajando por 12 horas más).

(En el Chaco, Pedro Román y Guido Quintana debieron trasladar su escalera en una moto para asistir a los usuarios de la zona).

(Los de la agencia regional Alberdi, Ñeembucú, para asistir a los reclamos tienen que hacerlo por canoa y atravesar unos 15 kilómetros de agua hasta una localidad llamada Loma).