Viudas de policías desmienten a ministro

Las viudas de los policías caídos en la masacre de Curuguaty desmintieron al ministro del Interior, Carmelo Caballero, quien días atrás anunció a través de un comunicado que la cartera de Estado comenzó a asistir a las mujeres.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/CPIZF3MDB5A63FSAOARTPN6QFE.jpg

Amada Velázquez (26), viuda del suboficial 2° Juan Gabriel Godoy Martínez (25), quien tiene una bebé de seis meses, que nació solo nueve días después de la matanza en Campos Morombí, dijo que en ningún momento nadie del Ministerio del Interior se acercó a ellas para asistirlas.

Según divulgó el Ministerio del Interior, supuestamente las viudas de los seis policías iban a comenzar a cobrar el salario que le correspondía a los efectivos fallecidos, pero tal cosa hasta ahora no sucedió.

Amada Velázquez también negó acercamientos de los funcionarios del Gobierno sobre un supuesto plan para adjudicarles viviendas a las viudas, por medio de un convenio con la Senavitat.

La mujer mencionó que además de los G. 35 millones que recibieron por el seguro de vida, posteriormente solo les entregaron G. 400 mil, en dos ocasiones, en concepto de un aporte, pero después ya nada más.

“Ellos siempre nos llaman, pero nos preguntan las mismas cosas, y al final nunca pasa nada. Así nos tienen hace tiempo”, declaró la esposa del suboficial Godoy.

Junto a Amada Velázquez, se encuentran en la misma situación Rosalina Cañete, viuda del suboficial 2° Derlis Ramón Benítez Sosa; Carolina de Cantero, viuda del suboficial inspector Wilson David Cantero González; Gloria Vera, viuda del suboficial Inspector Jorge Alfirio Rojas Ferreira; Estela Meza, viuda del subcomisario Erven Loveera Ortiz, y Liz Leiva, viuda del oficial inspector Osvaldo Aníbal Sánchez Díaz.

El viceministro de Asuntos Políticos, Blas Imas, fue el único en reaccionar sobre este tema, días atrás, aunque solamente después de una denuncia que había hecho justamente Liz Leiva, la viuda del oficial Sánchez.

La mujer había mencionado también que quedaron abandonadas a su suerte y que el ministro Carmelo Caballero se burló de ellas.

Las viudas de los policías fallecidos dijeron que seguirán esperando que el Gobierno las asista y les concedan los beneficios que les corresponden.