Juicio político, un arma para destituir a funcionarios del Estado

José Patricio Guggiari y Fernando Lugo fueron los presidentes que perdieron sus cargos, luego de graves hechos ocurridos durante sus mandatos. El juicio político constituye un arma que poseen los parlamentarios para destituir a algunos funcionarios del Estado.

José Patricio Guggiari y Fernando Lugo fueron los mburuvicha sometidos a juicio político.
José Patricio Guggiari y Fernando Lugo fueron los mburuvicha sometidos a juicio político.ABC COLOR

El juicio político o acusación constitucional es un proceso que tiene como finalidad hacer efectivo el principio de responsabilidad de algunos funcionarios del gobierno. El jefe de estado, el vicepresidente y otras altas autoridades son las personas que pueden ser sometidas a este proceso judicial que puede costarles el cargo.

Mal desempeño en sus funciones, delitos en el ejercicio del cargo o acciones contra la ley son los motivos por los cuales algunos funcionarios del gobierno pueden ser sometidos a una acusación constitucional. El Paraguay fue testigo, durante la era democrática, de dos casos de juicio político a sus máximas autoridades; José Patricio Guggiari y Fernando Lugo fueron los mburuvicha sometidos a juicio político.

En 1931, una manifestación de estudiantes del Colegio Nacional de la Capital irrumpió en los jardines del Palacio de Gobierno y los guardias encargados de custodiar la casa gubernamental dispararon a los jóvenes que estaban protestando, dejando 8 muertos. El entonces Mandatario José Patricio Guggiari pidió ser sometido a juicio político, a fin de que se demuestre su inocencia.

PUBLICIDAD

Jose Guggiari fue el primer presidente paraguayo en ser sometido a una acusación constitucional y el primer mandatario que salió absuelto de cargos, en Latinoámerica. Por otro lado, Fernando Lugo no corrió con la misma suerte del jefe de estado citado, pues fue separado del cargo por la muerte de 16 personas en un suceso sangriento, ocurrido en una compañía de Curuguaty.

“El presidente Fernando Lugo ha incurrido en mal desempeño de sus funciones en razón de haber ejercido el cargo que ostenta de una manera impropia, negligente e irresponsable, trayendo el caos y la inestabilidad política a toda la República”, señala parte de la conclusión del libelo acusatorio, utilizado para destituirlo.

Por otra parte, Raúl Cubas Grau también iba a ser sometido a un juicio político, en el año 1999; sin embargo, el entonces presidente renunció antes de ser juzgado. La manifestación del 26 de marzo del 99, que se produjo por el asesinato del vicepresidente Luis Argaña, culminó en la muerte de 8 manifestantes y el suceso es recordado como el “Marzo Paraguayo”.

PUBLICIDAD

El juicio político, si se ejecuta apropiadamente, puede ser una herramienta útil para preservar la democracia. No obstante, si este proceso judicial es aplicado con el objetivo de satisfacer intereses personales de las autoridades, generará un desequilibrio político que puede perjudicar a la ciudadanía. Recientemente, el Presidente y el Vicepresidente han sido amenazados con un juicio político. No obstante, debemos plantearnos las consecuencias que este suceso acarreará.

Alejandro Gauna (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD