Ni farra total ni solo estudio, el equilibrio como meta de los jóvenes

Salir de fiesta, bailar y cantar en karaokes, entre otras actividades, no evitan que seas responsable como estudiante. Mucha gente califica a las farras como pérdidas de tiempo ya que los jóvenes tienen distintas responsabilidades, pero ¿acaso darse un pequeño gusto no es necesario?

Después de otra dura semana de estudio, tu cuerpo puede pedir dos cosas: tirarse a la cama para recuperarse o pasar una noche de farra con los amigos.
Después de otra dura semana de estudio, tu cuerpo puede pedir dos cosas: tirarse a la cama para recuperarse o pasar una noche de farra con los amigos.gentileza

Cuando ya es el último año del colegio o estás empezando la facultad, las propuestas para salir a divertirse son inagotables; cada fin de semana hay algo nuevo que hacer. En esos tiempos de pura plenitud, los jóvenes se sienten con muchas ganas de farrear y distraerse.

Después de otra dura semana de estudio, tu cuerpo puede pedir dos cosas: tirarse a la cama para recuperarse o pasar una noche de farra con los amigos. Para muchos, la opción de quedarse en casa a descansar es la más adecuada, pero otros tantos defienden que pasar la noche en una fiesta es más que necesario para despejarse.

La percepción que tiene la mayoría es que las farras te desgastan tanto física como mentalmente; pero al saber administrar los tiempos y organizar las prioridades, ir a fiestas puede ser muy conveniente. Si te pasás todo el año estudiando, memorizando y repasando lecciones, en algún momento tu cerebro va a pedir un respiro, pero no para descansar, sino para divertirse.

PUBLICIDAD

Todo depende de vos: si durante la semana cumpliste a cabalidad con tus obligaciones como estudiante, no hay ningún problema en darle a tu cuerpo el premio que merece. Luego de la monotonía que supone estar sentado atendiendo a la clase, anotando conceptos y completando trabajos, siempre es conveniente salir un poco.

Qué mejor que pasar tiempo hablando con tus amigos, riendo, disfrutando de alguna comida o bebida, bailando un poco, etc. Boliches, bares, conciertos, karaokes o simplemente visitas a la casa de un socio; hay muchas opciones con las que contás para olvidar el incesante estrés y las responsabilidades que inundan tu día a día.

Divertirte con tus amigos es muy necesario para hacer la vida más llevadera y de alguna forma relajarte, porque la risa es muy sana para liberar la tensión que está fuertemente incrustada en tu mente. Hay momentos durante el año en los que es menos propicio salir, como cuando se acercan los exámenes o en medio de parciales.

PUBLICIDAD

Ir o no a divertirte no significa que seas mejor o peor estudiante, todo depende de cómo ordenás tus prioridades y organizás tu tiempo para cumplir a cabalidad con todas tus responsabilidades.

Por Diego Benítez (20 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD