Cultivar valores, crear amistad y estar siempre listo son rasgos de un scout

“Ser scout es estar siempre listo para servir a los demás ”, expresa Fernando Ramírez (16). Formar parte del movimiento lo hace sentir orgulloso: “Se adquieren buenísimas experiencias entablando amistad con los compañeros y la naturaleza”, comenta.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FC63LRQF4ZG45ICABRBSVH6BB4.jpg

“El grupo scout se caracteriza por ser un movimiento educativo juvenil y voluntario. El objetivo es que los integrantes nos desarrollemos en grupo y en contacto con la naturaleza”, manifiesta el joven.

Fernando cuenta que para ser parte oficial de la familia scout se debe hacer una promesa; luego, cada uno se debe esforzar en pruebas como saber acampar, primeros auxilios, salvavidas y servicios cívicos. Si el desempeño es bueno, los participantes reciben insignias que destacan sus logros.

El joven añade que obtuvo la máxima distinción como boy scout de la patria y esto lo consiguió estando en la tropa (un grupo compuesto por niños de 11 a 15 años). Una vez cumplido el límite de edad, se pasa a la brigada de pioneros.

PUBLICIDAD

La próxima meta es ser un “pionero de la patria” y a esto se llega poniendo en práctica todo lo aprendido en la familia de scouts. En el movimiento, se desarrollan valores como responsabilidad, cortesía, abnegación y solidaridad.

Siendo parte del grupo boy scout, uno aprende a vivir en contacto con la naturaleza, se conoce más acerca de la cultura paraguaya, se ponen en práctica los primeros auxilios, brindan educación sobre la ecología y el servicio a la comunidad. Todo lo mencionado hace que Fernando se sienta orgulloso de ser un explorador.

“La mayor atracción de ser scout es presenciar bellos paisajes”, enfatiza el joven. Cuenta también que jugar, cantar, acampar y compartir estando en unión con el medio ambiente de forma saludable son algunas de las tantas actividades que realizan.

El tiempo que lleva formarse como scout varía; al principio dedican tres horas semanales a los encuentros pero, si se desea ascender, se requiere de estudios. El joven comenta que sigue electrónica y su sueño es ser ingeniero; no tiene nada que ver con ser un explorador pero, son sus dos grandes pasiones.

Incorporarse al grupo de scouts serviría como herramienta a los niños y jóvenes para mantener la mente despejada de la sociedad tan perjudicial en la que vivimos ¡Animáte vos también!

Por Sahori Vallejos (17 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD