Josefina Plá, una artista completa y un orgullo para las letras guaraníes

Si bien Josefina Plá no nació en Paraguay, abrazó esta tierra desde sus 23 años. La autora no solo contribuyó a las letras guaraníes, sino que dejó un legado en varias ramas del arte y transmitió ideas pioneras de liberación femenina en sus escritos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/Q7PQYYOKT5CW5EB3R7TU7I3DOU.jpg

La escritora dedicó su vida a todo lo que guardara relación al arte; tal vez, las creaciones más conocidas de la misma son las obras en que recopila la historia del arte paraguayo en sus distintas áreas. ¿Qué estudiante, en una clase teórica de teatro, no habrá leído algún ensayo de Josefina Plá?

La cultura del país que había adoptado como parte de ella se encontraba muy presente en sus creaciones; sus esculturas de cerámica estaban llenas de figuras de los guaraníes y de mujeres vestidas con typói y pollerón que llevaban canastas de chipa sobre la cabeza.

Un aspecto poco conocido acerca de la vida personal de la artista es el gran amor que tenía por los gatos; en su casa, ubicada en el centro, se encontraban docenas de felinos que no solo llenaban de cariño a la escritora, sino que también inundaban el hogar con sus característicos aromas.

PUBLICIDAD

El renombrado mural del Instituto de Previsión Social, ubicado en Pettirossi casi Brasil, fue hecho por Josefina Plá, en conjunto con José Laterza Parodi; en el mismo se puede admirar a varias personas unidas en un abrazo, formando una especie de corazón. Si uno presta atención a los detalles, se observa el sombrero pirí de una de las figuras y la pintura te transporta a una chacra, donde un padre pone mucho amor para mantener a su familia.

Sus cuentos tienen un tinte de protesta; en los mismos narra los múltiples maltratos que recibía la mujer y la gran diferencia que existía entre ellas y los hombres. Por ejemplo; “La pierna de Severina” cuenta la historia de una muchacha a quien le faltaba una extremidad y cuyo único anhelo era convertirse en “Hija de María”.

Severina tenía dos grandes barreras que obstaculizaban el cumplimiento de su sueño: la falta de una pierna y el analfabetismo que le impedía siquiera catequizarse a sí misma. El relato cuenta cómo, a sus 28 años, la joven visitó por primera vez la capital donde se encontraría indefensa y hallaría la desgracia.

El escritor Osvaldo González Real dice que “una de las características de la narrativa de Josefina Plá es el punto de vista radical que toma en cuanto a la situación de la mujer en la sociedad paraguaya”. Cuesta no imaginar a Josefina Plá como una mujer de amplio conocimiento, quien derrochaba arte con cada palabra o acción y, por ende, resulta un ejemplo para las artistas paraguayas, para las mujeres en general.

Sin dudas, vale la pena leer las obras de Josefina Plá, que están llenas de historia y cultura paraguaya; también, es un deleite admirar las esculturas de esta artista que se encuentran en el Museo de Barro. Sencillamente, es importante reconocer el talento de esta artista tan completa.

Por Belén Cuevas (16 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD