La magia y la fantasía llevaron de viaje a muchos jóvenes al mundo de la lectura

Los libros de trama fantástica fueron el empujón que adentró a muchos a la lectura. “El señor de los anillos” y “Harry Potter” son dos de las sagas que más gustan a los jóvenes y ocupan lugares privilegiados en las bibliotecas personales de los adultos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/J4FCGLF5LVAUBPT5UO5U5TFHXY.jpg

Millones de personas siguen esperando sus cartas de Hogwarts y otras añoran un anillo capaz de realizar prodigios. Una gran cantidad de gente mantiene viva su imaginación recordando detalles de sus libros favoritos y aplicándolos a la vida real como un bálsamo para aligerar las cargas.

En las primeras hojas de "Harry Potter y la piedra filosofal", su autora, J. K. Rolling, dice, en referencia al protagonista, que "todos los niños del planeta conocerán su nombre", sin saber que esto sería verdad hasta en la realidad “muggle”, pues tanto en su mundo mágico, como en el verdadero, todos han oído hablar acerca de “el niño que sobrevivió”.

Con el “trío de oro”, los lectores vivieron incontables aventuras y se encontraron en grandes problemas. La mala suerte de Harry, Ron y Hermione y su “habilidad para meterse en líos” encantaron tanto al público que, luego del último libro de la saga, en las redes sociales, los potterheads clamaban que la historia continúe. En julio de 2016, los lectores obtuvieron lo que tanto esperaban: una octava obra ambientada en el mundo mágico pero, esta vez, el protagonista sería el hijo de Harry.

PUBLICIDAD

Otro de los lugares más añorados por los lectores, además de Hogwarts, es la “Tierra Media”; sus peculiares aldeas y los extraños personajes que habitan allí dieron popularidad a la obra de J. R. R. Tolkien, “El señor de los anillos”. Acompañar a Frodo y a Sam en su travesía para destruir el anillo significa tener constantes sobresaltos y temer por la vida de los pequeños hombrecitos ante cada peligro mortal que enfrentan en el camino a la “Montaña de fuego”.

Hojear la historia de la “Tierra Media” es encontrar, en cada pasaje, personajes mitológicos como los celestiales elfos, los temidos orcos, que en el libro son servidores de Zauron, y los milenares ents, árboles que poseen la capacidad de moverse y, además, gran sabiduría, claro, si uno está dispuesto a escuchar sus lentos discursos.

Cabe destacar que Tolkien no solo ideó cada confín de su continente ficticio, sino también creó idiomas nuevos, con sus propios alfabetos, para cada especie de sus habitantes. Tanto en el caso de “El señor de los anillos” como en el de “Harry Potter”, es admirable la vasta imaginación de los autores y su habilidad para crear, en su totalidad, culturas y mundos totalmente distintos a los de la vida real. Estas series fantásticas se convirtieron en las primeras lecturas de millones de niños y le devolvieron a varios adultos las ganas de soñar con mundos alternos y viajar a través de la imaginación.

Por Belén Cuevas (16 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD