La tecnología es cosa de chicas

Si bien es cierto el negocio de la tecnología tiene la reputación de ser un campo masculino, hay mujeres en Paraguay y en todo el mundo que demuestran día con día que a pesar de la brecha de género, están ganando terreno en la arena tecnológica.

La tecnología es cosa de chicas
La tecnología es cosa de chicasGentileza

La presencia de las mujeres en tecnología no es algo de este siglo. Ada Lovelace, matemática e informática británica nacida en 1815, fue la escritora de lo que se conoce hoy como el primer algoritmo codificado para una máquina. Hace más de 100 años, Hedwig Eva Maria Kiesler (conocida como Hedy Lamarr) fue la coinventora de lo que sería la “semilla” del WiFi. Con formación en ingeniería diseñó junto con George Antheil un sistema para detectar torpedos teledirigidos. Desde esos inicios a hoy, el avance ha sido lento y el acceso a la educación, uso de tecnología e incorporación de mujeres en empresas tecnológicas (principalmente en puestos de alto rango, o como emprendedoras) presenta aún desigualdades.

La tecnología es cosa de chicas
La tecnología es cosa de chicas

Todo comienza con la educación

PUBLICIDAD

Las últimas estadísticas de Chicas en Tecnología, una organización argentina sin fines de lucro que desde 2015 busca cerrar la brecha de género en tecnología, evidencian las desigualdades de género que existen en la formación y trayectorias laborales. Según este último estudio, entre 2010 y 2016 en Argentina se registraron apenas un 33 por ciento de mujeres como estudiantes en el sistema universitario tecnológico. A su vez, en los últimos años sólo se recibió un 17 por ciento de mujeres, contra un 40 por ciento de hombres, en carreras de CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática). Tomando como referencia el país vecino, Paraguay no escapa a esta tendencia.

La tecnología es cosa de chicas
La tecnología es cosa de chicas

Las carreras asociadas a la tecnología son altamente demandadas, y en un futuro cercano esta tendencia sólo se acentuará y los antiguos estereotipos limitan a las mujeres en su elección de estudios, alejándolas de las ciencias y tecnologías.

PUBLICIDAD

La promoción de proyectos vinculados a estas áreas en la infancia y primaria, pueden ayudar a solucionar la actual brecha de género en el ámbito tecnológico. Estos proyectos, pueden contribuir en la disminución de prejuicios y conductas discriminatorias en torno a las mujeres y las tecnologías.

Tal es el caso de Girls Code, una ONG Paraguaya que se dedica a crear oportunidades de introducción al mundo de la informática a niñas y mujeres. El objetivo de sus actividades es que las niñas y mujeres vean a la tecnología como una herramienta de creación, y a través de la programación desarrollen aptitudes como la creatividad y el pensamiento abstracto, introduciéndolas a la codificación a través de juegos y diferentes plataformas. La directora de Girls Code, Gabriela Gaona nos comenta “existen muchos conceptos erróneos sobre la computación, muchos preconceptos y estereotipos que alejan a las mujeres de la tecnología, las mujeres tienden a creer que no tienen el conjunto de habilidades necesarias para tener éxito en el campo de la Informática. En el mundo existe una escasez preocupante de mujeres en el ámbito de las ciencias y la tecnología, lo que implica que no se está aprovechando su potencial creativo, como todos sabemos es clave sobre la innovación”.

La tecnología es cosa de chicas
La tecnología es cosa de chicas

El acceso y uso también es un tema de desigualdad

La brecha digital de género es la diferencia entre mujeres y hombres en el acceso a las TICs, y según ONU Mujeres, las mujeres acceden a internet en un 12 por ciento menos que los hombres. El desarrollo de las tecnologías y el boom de las comunicaciones ha ayudado a que las mujeres que acceden a las tecnologías de la información a conformar redes de trabajo colaborativas que potencien su encuentro para reclamar sus espacios en el mundo tecnológico y muchas las mujeres en la actualidad promueven transformaciones sociales desde el ámbito tecnológico.

Y cuando hablamos de mujeres transformadoras y emprendimientos tecnológicos también hay una diferencia en porcentajes a favor de los emprendedores varones. En América Latina, sólo el 4 por ciento de las empresas tiene una mujer como gerente general, según datos de ONU Mujeres. Un informe de CEPAL indica que en términos numéricos, el aumento de las mujeres emprendedoras ha sido escaso en la mayoría de los países de la región durante la última década (aproximadamente de 2,5% en 1995 a 3,1% en 2006), y que en su mayoría, las emprendedoras latinoamericanas son de zonas urbanas con niveles educativos altos.

Es el caso de Ximena Duré, fundadora y directiva de la app MUV, aplicación de intermediación para transporte de pasajeros, apodada el “Uber paraguayo”. Luego estudiar la carrera de Ciencias y Tecnología en Relaciones Internacionales y de vivir 6 años en el exterior, Ximena retornó a Paraguay y emprendió con 2 socios este proyecto pionero en nuestro país.

“Durante el tiempo que viví en el exterior no sentí la brecha de género, pero al regresar y entrar en la arena emprendedora, pude ver que no era lo mismo ser emprendedor que emprendedora” comentó Ximena.

“Somos 3 cofundadores y soy la única mujer. Cuando íbamos a reuniones me percaté que los proveedores le hablaban solo a mis socios. Mis comentarios u opiniones se ignoraban. ¡Muchas veces ni me miraban!. Al inicio no entendía que estaba pasando, porque nunca lo había experimentado. A pesar de ser un momento difícil, hablé con mis compañeros y les pedí apoyo. Ellos se concientizaron de la situación y empezaron a respaldarme en las reuniones, a darme la palabra y proteger mi lugar. Fue una estrategia proactiva del equipo. Sin su apoyo hubiera sido imposible”.

La tecnología es cosa de chicas
La tecnología es cosa de chicas

La fundadora de MUV comenta que en los 2 años que pasaron desde que llegó a Paraguay ha notando mucho más conciencia de la desigualdad de género a nivel del ecosistema emprendedor: “se está hablando de este tema y es importante para que cambie. Hay que hablar para que cambie, porque no es fácil la transición a la igualdad, estamos viviendo una etapa de concientización que es el primer paso”.

Según Chicas en Tecnología, en América Latina menos del 10% de las mujeres trabaja en la industria tecnológica. MUV cuenta hoy con un equipo de desarrollo y programación de 8 personas, de las cuales 2 son mujeres. “Hay una dificultad de retención por la demanda de trabajo en este sector, es difícil encontrar mujeres capacitadas en temas específicos, y eso solo alimenta la brecha”.

Uno de los beneficios de esta nueva revolución tecnológica, es que no conoce barreras geográficas ni de género, y abre oportunidades para democratizar el acceso a oportunidades, a hombres y mujeres por igual. La inclusión es la clave esencial para que las mujeres sigan contribuyendo a catalizar la equidad desde la tecnología e impactar en lo social, económico y político, para beneficio de toda la sociedad.

La tecnología es cosa de chicas
La tecnología es cosa de chicas

Entradas y más información en paraguay.campus-party.org.

Grils Code invita su competencia Creathon para Mujeres: Programación con Impacto Social que ser realizará en el marco del Tigo Campus Party .El objetivo de una Creathon es inspirar a emprendedoras, profesionales, estudiantes y mujeres interesadas en trabajar en equipos para desarrollar soluciones a dificultades sociales que se enfrentan las mujeres.

Durante dos días de evento, las participantes podrán asistir a talleres de entrenamiento con diferentes mentores, mientras desarrollan en equipo su idea y preparan una pitch de presentación. Al final del evento, los equipos deberán presentar su idea a un panel de jueces que determinará el equipo ganador. Interesadas pueden inscribirse al 0981 931249.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD