Los parques estelares, ventanas a la Vía Láctea

La observación de las estrellas es un nuevo reclamo turístico para regiones en las que la ausencia de contaminación lumínica aún permite ver nítidamente cientos, quizás miles o millones de astros que salpican el cielo.

No olvidemos que somos parte de un cosmos: mirar las estrellas puede ser un gran momento.
No olvidemos que somos parte de un cosmos: mirar las estrellas puede ser un gran momento.DPA

La organización no gubernamental estadounidense International Dark Sky Association (IDA) establece una serie de normas sobre contaminación lumínica para que una región reciba la certificación como parque estelar.

Estas normas no solo se refieren a la visibilidad del cielo, sino también a otros factores, como que las noches demasiado luminosas afectan a los patrones de sueño de las personas y también a la vida de la flora y la fauna locales. Por ejemplo, las aves nocturnas pueden perder su orientación por una exceso de luz artificial en su hábitat.

Por esta razón, los sistemas de iluminación no deben emitir luz horizontal o hacia arriba, y su componente azul debe ser lo más bajo posible. Los parques estelares son, por lo tanto, más hermosos hoy en día. La sección "Dark Sky" de la Asociación de Amigos de las Estrellas recopila en su página web datos interesantes sobre los parques estelares.

PUBLICIDAD

¿Es necesario un telescopio para observar las estrellas?

A simple vista es posible, en una noche despejada alejada de las ciudades y otras fuentes de luz, ver las estrellas. No es necesario disponer de un equipo caro de observación y fotografía para poder ver la galaxia de Andrómeda, por ejemplo.

El ojo humano solo tiene que acostumbrarse a la oscuridad durante al menos un cuarto de hora, para poder ver, además de los planetas del Sistema Solar, algunas estrellas de brillo más débil y la franja que da forma a la Vía Láctea.

Y si el observador no quiere estar todo el rato con la cabeza hacia arriba, puede llevarse una manta de picnic y estirarse encima para mirar al cielo desde una cómoda posición horizontal.

¿Cómo orientarse en el cielo?

El astrónomo Andreas Hänel recomienda consultar un mapa de estrellas giratorio o utilizar una app tipo planetario para orientarse. Si el observador desea descubrir más allá de lo visible a simple vista, unos binoculares normales son suficientes. Siempre se debe ir abrigado, y una linterna o un farol con luz roja serán útiles.

El fotógrafo Bernd Pröschold recomienta calzar botas con calcetines de lana, guantes cálidos y, en verano, al menos una banda térmica para la cabeza. En salidas de montaña, aconseja el uso de ropa caliente en general, porque los ambientes fríos no entienden de si la ropa de abrigo está a la última moda "outdoor".

Pröschold recomienda evitar los cinco días antes y los dos días posteriores a las noches de luna llena para poder ver el cielo con mayor detalle.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD