Eligio Echagüe, mundialista de Suecia

Eligio Echagüe se fue de este mundo en su ley: una tarde dominguera. Una tarde como las muchas que animó, entre 1954 y 1962, ya sea defendiendo la camiseta de Olimpia, donde hizo toda su carrera, o en la selección nacional, con la cual jugó 32 partidos, entre amistosos, copas internacionales, Copa América, eliminatorias mundialistas y el mundial de Suecia.   

Llegó a la capital como integrante de una selección de Concepción, de donde era nativo, y fue enrolado en filas de Olimpia, dirigido por Aurelio González. Pronto se ganó la titularidad y llegó a formar una de las parejas defensivas más célebres del fútbol paraguayo (en la época del 2–3–5) con Ivon Poisson, en la zaga de Olimpia.   

Fue integrante titular infaltable del pentacampeonato logrado por el Decano, entre 1956 y 1960. Marcador recio, impasable, veloz, fue un adelantado a su tiempo, pues sus proyecciones ofensivas eran sorpresivas y eficaces. Se caracterizó también por la potencia de sus lanzamientos laterales. Con este recurso, Paraguay anotó un gol contra Colombia (Angel Jara Saguier).   

En el Olimpia de esos años, jugaban el golero Herminio Arias (luego en 1958, Samuel Aguilar); Arévalo, Juan Vicente Lezcano y Echagüe. Ignacio Achucarro y Claudio Lezcano. Lo que se dice, una defensa infranqueable. Y se recuerda a los delanteros Juan Bautista Agüero, Recalde, Cabral y Aguilera, entre otros.   

Debutó en la selección nacional en el año el 2 de marzo de 1955, contra Argentina, en el Sudamericano de ese año realizado en Santiago de Chile. Perdimos 5-2. Se cuenta en su haber, además y como hecho más resaltante, su participación en tres ediciones de la Copa América, destacándose la de 1959, en la que Paraguay fue tercero, detrás de Argentina y Brasil.   

Pero lo más destacado de su carrera es haber formado parte de los privilegiados para jugar las eliminatorias de Suecia, y lograda la clasificación, jugó dos de los tres partidos que nuestra selección disputó en ese mundial, en 1958.   

En las eliminatorias prácticamente no hubo cambios: el equipo comenzó jugando en Colombia con Casco, Arévalo, J. V. Lezcano y Echagüe; Achucarro y Salvador Villalba; Agüero, Enrique Jara Saguier, Angel Jara Saguier, Aguilera y Genaro "Avión Colí" Benítez. Este equipo jugó los dos partidos contra los colombianos, ganados ambos.   

Pero para los partidos con Uruguay fue convocado Florencio Amarilla y el golero Noceda, quienes jugaron los dos restantes encuentros. Estuvo en aquel 14 de julio de 1957 cuando la goleada 5-0 a Uruguay, que nos valió la clasificación mundialista.   

Echagüe no fue titular de entrada en Suecia. Pero con relación al equipo clasificado, se realizaron varios cambios, pues los Jara Saguier no fueron convocados. La defensa se mantuvo intacta, pero para el arco fueron llamados Maggereger y Aguilar, y en la delantera, aparecieron José Parodi, Jorgelino Romero y Cayetano Ré. Echagüe, tras la debacle contra Francia, recuperó la titularidad hasta el fin del campeonato.   

Fue una figura relevante del fútbol paraguayo de aquel tiempo, y su recuerdo perdurará siempre, más que nada entre quienes vimos su entrega en la cancha, su garra y sus extraordinarias dotes futbolísticas. Falleció en su casa de Lambaré el domingo 6 de diciembre, rodeado del afecto de su esposa, hijas y nietos.   

Que descanse en paz.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05