Lo que hay que saber sobre armas de fuego en Paraguay

En nuestro país existen aproximadamente unas 300.000 armas de fuego registradas. Si bien la portación y la tenencia son controladas por la Policía Nacional, así como por la Dirección de Material Bélico, se estima que existen otras 700.

Los policías y los militares las utilizan durante el trabajo, otros para dedicarse a la caza, algunos solo son coleccionistas; en tanto que muchos más optan por un arma de fuego –según alegan- por seguridad y defensa personal.
 
En Paraguay, la Ley Nº 1910/2002 encarga a la Dirección de Material Bélico (Dimabel) a otorgar el permiso para la tenencia de armas. Se encarga también de controlar la fabricación y comercialización de ellas. Por su parte, la Policía Nacional deberá ser la responsable de emitir el registro de portación de tales armas de fuego.

 

La misma ley fue derogada en el 2010, por la número 4.036 "De armas de fuego, sus piezas y componentes, municiones, explosivos, accesorios y afines".

PUBLICIDAD

 

 
LA PORTACIÓN Y LA TENENCIA
 
Si bien ambas palabras hasta pueden resultar sinónimas, la portación y la tenencia tienen alcances muy diferentes. Según la ley vigente, la tenencia implica la posesión del arma de fuego dentro de una propiedad ya registrada ante las autoridades competentes. Por ejemplo, una estancia, una empresa o una vivienda particular.
 
Ahora bien, el registro de portación permite al dueño del arma de fuego a tenerla consigo para su utilización inmediata. Se pueden tener documentos para la portación de hasta dos armas y cada uno de esos permisos tiene vigencia por tres años.
 
En nuestro país, los civiles no pueden portar armas de guerra, o aquellas cuyas características de fabricación hayan sido adulteradas. También está prohibida la tenencia de armas hechas a mano o aquellas que carezcan de documentos legales.
 


¡QUIERO UN ARMA! ¿QUÉ DEBO HACER?
 
Los interesados -que deberán ser mayores de 22 años- en la tenencia de un arma deberán completar un formulario ante la Dimabel. Así también, es necesario presentar una fotocopia de la Cédula de Identidad, el certificado de antecedentes policiales y judiciales (es importante no tener ningún antecedente) y un certificado médico de aptitud psicofísica. Este último papel debe estar legalizado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.
 
Los coleccionistas deben además exhibir su credencial, en tanto que los deportistas, la condición de tirador.
 
Este registro de tenencia es primordial para obtener el permiso de portación y justificar –de alguna u otra manera- la necesidad de portar un arma para defensa personal. El trámite cuesta G. 21.680, según el comisario Aurelio Recalde del departamento de Armas y Municiones de la Policía Nacional.
 


HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA
 
Según datos proporcionados por la Dimabel ante la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano (durante un encuentro sobre Tráfico y transferencias de armas de fuego), hasta junio del 2010, el organismo registró 288.867 armas. Sin embargo, una investigación realizada por Juan Torales de Amnistía Internacional indica que la cifra supera incluso llega a 300.636.
 
Pese a las exigencias impuestas, el control y la destrucción de armas de dudoso origen, se estima que en el país hay unas 700.000 armas en manos de civiles. Estas se consiguen en el mercado negro, es decir, en su mayoría, son producto del tráfico de armas y robadas de otros países. 


Si bien la ilegalidad encuentra un escenario propicio en Paraguay, existen armerías que progresan en medio de un ambiente de inseguridad, gracias a las facilidades que proporcionan para la adquisición de armas.
 


UNA INÉDITA FERIA DE ARMAS
 

La constante consulta del público en general y la creciente curiosidad por todo tipo de armas movieron a Same Esgaib –quien se dedica a la armería desde hace 15 años- a habilitar una Expo Armas, la primera en su tipo en nuestro país.
 

 

Desde su inauguración, el 26 de marzo, la feria recibió a unas 300 personas por día, quienes observaron la gran variedad de revólveres, pistolas, escopetas y rifles de diferentes calibres fabricadas en República Checa, Brasil, Argentina y Estados Unidos.
 
El propietario estima que desde esa fecha se vendieron unas 300 a 400 armas, aunque reconoce que la cifra podría incrementarse hasta el día de cierre –el 30 de este mes–.
 
Si bien la exposición culmina esta semana, la creciente demanda consolida la actividad comercial que ahora se convertirá en una exposición permanente.
 


 


AQUÍ Y TAMBIÉN EN OTROS PAÍSES
 
Finalmente, en Paraguay uno de cada seis habitantes tiene un arma de fuego (según Amnistía Internacional). Por otra parte, en el mundo circulan unas 640 millones, conforme a datos manejados por el mismo organismo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD