¿Qué pasó de los conciertos de rock en Paraguay?

A inicios de esta década varias bandas rockeras se perfilaban para dar la nota a nivel sudamericano.

Los conciertos masivos empezaban a ser parte de la escena musical paraguaya, pero poco a poco la tendencia fue en declive y hoy ya son pocas las bandas que persisten en el tiempo.Enemigos de la Klase, Dogma, Turkish Blend, Funeral, Deliverans, El Templo, entre otras bandas, fueron las que, tras la dictadura stronista y a partir de mediados de los '90, blindaron un cimiento que dio origen a otras grandes agrupaciones en Paraguay.

Los adeptos más jóvenes hicieron que a inicios de la primera década del 2000 emerjan grupos de punk y skapunk como Eseka'a, Peter Punk, Trifulka, Moon Ska Monkeys, entre otros, que fueron bien acogidos al principio.

Flou, Gaia y Ripe Banana Skins ya podrían catalogarse como grupos con un pico más destacado por la calidad de sus temas y la identidad que impusieron cada uno tanto en conciertos en vivo como en discografía.

En una de las tres ediciones del segundo Rock’hayhu, realizado al costado de la Plaza Infante Rivarola un 2 de octubre de 2004, dos grupos lograron mostrar el gran nivel del rock nacional. El guitarrista de We tocó el solo de la canción "Welcome to the jungle" de los Guns N' Roses con el instrumento en la espalda. Viernes 13 sonaba casi como el mismísimo Iron Maiden. Son sólo dos ejemplos del buen nivel reinante.

Actualmente ya no hay Rock’hayhu, Pilsen Rock ni mucho menos el gran "Rock in Sanber" que, según nuestros padres, eran excelentes veladas del mejor rock del Paraguay.

La inadecuada masificación que posibilitó que varias personas asistan a los conciertos con otras intenciones, la piratería, la inseguridad a la salida de los conciertos y la invasión reggaetonera opacaron en parte a la escena rockera paraguaya que, poco a poco, se levantaba renovando la sangre de las bandas que anteriormente deslumbraron en varios escenarios.

Esporádicos recitales que aglutinan a un disminuido número de adeptos son las constantes y, ante esta escasez, son varios grupos que tocan covers, los que ganan espacio en la escena con muy buenas interpretaciones en distintos pubs asuncenos.

La primera década del 2000 tiene un lapso iluminado y otro oscuro. Ojalá que el pronóstico a partir del 2011 sean lluvias de inspiración que hagan resurgir a los grandes músicos que nuestra rica tierra vio nacer.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD