Aún hay tiempo

La inseguridad en Internet no es una problemática nueva y menos es un problema solamente de “los otros y/o los demás”, como muchos pretenden disipar en su entorno, por lo que intentan en lo posible de “no enterarse de ello” y se mantienen alejados de la problemática, esperando quizás una solución global sencilla (utópica por cierto), por lo que en un estado de apatía y decidía deciden estar al filo de la navaja constantemente, sin tener en cuenta el riesgo al que se exponen en Internet y las Redes Sociales, en resumidas cuentas lo usan de una manera irresponsable y por lo tanto peligrosa. Una vez más insisto que la solución está en cada uno de nosotros.

Se debería tomar conciencia real y considerar a la inseguridad inclusivamente, que es un problema global y que puede afectar negativamente a todos por igual, cosa que parece que no se termina de comprender y entender. No estoy hablando en ninguna perspectiva que el uso de Internet sea negativo, lo que se aclara es la inseguridad latente.

Términos como: keylogger, hacking, cracker, phishing, estafas online, robo de identidad, paginas clones, antivirus, firewall, encriptación, contraseñas débiles, actualizaciones de seguridad, sitios seguros/inseguros, datos públicos/privados, etc; son palabras de circulación corriente en Internet y todos los medios posibles, pero ¿acaso nadie dimensiona lo qué significan cada uno de ellos? ¿Es la e-vida más fácil sin ni siquiera intentar comprenderlos? ¿Acaso no sabiendo de ellos se está a salvo? Deberíamos dejar de lado la ignorancia y el desinterés informático en ciertos aspectos, pues la inseguridad es el pan nuestro de cada día en Internet y está tomando tamaño colosal gracias a todos.
Estafadores cibernéticos lucrando millones de dólares por año es la constante y va en aumento. Acosadores virtuales que hacen de las suyas se cuenta a decenas y va creciendo. Y  así la listar de casos reales que afecta a muchas personas y va más allá de lo meramente cibernético. Nosotros podríamos ser la próxima víctima, muchas veces escribí sobre esto, muchos lo toman como ficción _a esos la ignorancia los hace ciegos_ otros en cambio lo leen y lo filtran en sus mentes como burbujas de jabón que se desintegran, aunque confío que estas palabras lleguen a un grupo privilegiando y ciber-pensantes responsables para que no sea demasiado tarde.

Algunos resúmenes importantes

1. Los keylogger se instalan en los computadores que usamos, pueden robarnos y saber todo lo que tipeámos –escribimos-.

2. Hacking, son técnicas de verificación de la seguridad de las redes a veces confundidas con cracking, aunque los separa una línea muy delgada en su finalidad.

3. Cracker, persona con avanzados conocimientos y recursos técnicos para romper la seguridad de las redes de datos en Internet primordialmente y lucrar en forma ilícita mediante su actividad. El Hacker en cambio intenta la lucha contra ellos.

4. Phishing, sofisticadas técnicas y otras sencillas maneras de robar datos e información utilizando preferentemente la ingeniería social mediante correos electrónicos.

5. Antivirus, software sofisticado, disponible en gran número gratuitamente, que sirve para proteger, en gran medida, contra ataques de virus y gusanos el computador o las redes, normalmente _el antivirus_ mal configurados, desactualizados y que finalmente no pueden por sí solos cumplir con su tarea…

Y así todos y cada uno de los términos conllevan en sus entrañas cosas interesantes e importantes que debemos conocer para el bien de todos y cada uno de nosotros.

¿Para qué? ¡Pues para hacer un Internet mucho más seguro! Sino para nosotros para los que nos rodean.

No me cansaré de escribir sobre este tema aunque del otro lado a veces encuentre gente tan gélida en su pensar que con ello intenta amortiguar la pesada carga de la inseguridad en Internet cuyo estigma lo llevamos todos.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.