Luqueño deja ardiendo la Olla

Sportivo Luqueño se impuso a Cerro Porteño por 2-1 en el General Pablo Rojas y dejó al rival de turno a ocho puntos del líder Olimpia. El Ciclón ofreció un pobre espectáculo y el Auriazul lo aprovechó para salir del fondo y dejar la Olla ardiendo.

Sportivo Luqueño
Caballero (d) encaminó el triunfo.Arcenio Acuña, ABC Color

El encuentro que completó la fecha nueve del Clausura puso frente a frente a un Cerro Porteño, con la chance de acortar distancias con relación al líder, ante un Sportivo Luqueño que cierra la clasificación.

El choque arrancó siendo interesante y a los 5’, a instancias del asistente Rodrigo Serafini, a Ángel Cardozo Lucena se le anula correctamente un tanto tras una previa mano de Diego Churín. El Ciclón, que venía parchando su zona defensiva debido a lesiones, sumó la de Santiago Arzamendia.

Miguel Russo movió su última línea para hacerlo jugar a Alberto Espínola. Además de su defensa un tanto improvisada, la imprecisión se apoderó del cuadro azulgrana. El elenco auriazul, mejor posicionado dentro del campo de juego, sacó provecho de esta situación.

A los 15’, Luis Caballero instaló la sorpresa cuando agradeció la floja marca de Salustiano Candia para adelantarse y marcar el tanto visitante. El segundo gol luqueño estuvo a centímetros de concretarse a los 24’, ya que el bombazo de Walter Ortiz se estrelló en el travesaño.

PUBLICIDAD

Cuando el Ciclón se mostraba más desenchufado, apareció un penal dudoso a favor cobrado gracias a la intervención de Serafini. Nelson Haedo se encargó de la ejecución y puso la paridad a los 36’. El fútbol cerrista experimentó cierta mejoría mas nada cambió en el tanteador al cierre del primer tiempo.

El complemento arrancó de terror para el dueño de casa. Otra concesión defensiva facilitó el segundo gol del Sportivo Luqueño: Candia salió mal, Marcos Acosta intentó un despeje displicente y Blas Armoa agradeció el regalo a los 48’.

Un frentazo de Óscar Ruiz, que desde buena posición pegó en la parte exterior de la red a los 68’, buscó ser el punto de inflexión. Los auriazules cedieron el balón, se replegaron en su campo y apostaron al contragolpe. Sin ideas, Cerro Porteño monopolizó la pelota.

Juan Argüello perdonó el tercero a los 79’ y 60 segundos después, Marino Arzamendia evitó el empate de Churín. Aldo Quiñónez vio su segunda amarilla a los 88’ por cortar un avance del Ciclón. Pese a estar con 10 hombres, los dirigidos por Víctor Centurión aguantaron los seis minutos de adición y metieron un triunfazo para pensar en la permanencia y dejar ardiendo La Nueva Olla, ya que el rival de turno quedó a ocho unidades del puntero.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD