Fiel al estilo Arce: 12 toques, 10 protagonistas y 1 golazo

Cerro Porteño fue un Ciclón en los últimos diez minutos: con un hombre menos dio vuelta el 0-1 y superó 3-1 a General Díaz por la octava jornada del torneo Clausura. Francisco Arce acertó en los tres cambios, que fueron protagonistas de una remontada a puro estilo que pregona el entrenador. En el segundo tanto, la gestación de la jugada fue completamente fiel a la idea del técnico.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/TOZX3GRGK5CG5P434VXIQHP6PI.jpg

Cerro Porteño no jugaba bien y Francisco Arce reconoció el mal funcionamiento del equipo: “en gran parte no encontramos como generar mucho juego y No tuvimos la misma dinámica de los partidos anteriores”. Pero a los 85 minutos la historia cambió: ritmo arrollador y una ráfaga de tres goles para dar vuelta el 0-1 y ganar 3-1. Todo, con un hombre menos por la expulsión de Federico Carrizo, quien no estará en el superclásico. Pero todo tiene una razón porque nada fue casualidad.

Arce acertó en las variantes. Óscar Ruiz, Josué Colmán y Robert Morales, quienes ingresaron en el segundo tiempo, modificaron el desarrollo y convirtieron el momento de satisfacción de General Díaz, por el gol de Pablo Velázquez, en una verdadera pesadilla. “Los cambios y el cambio de sistema fueron fundamentales”, afirmó el DT, que defendió con tres, pobló el mediocampo y atacó con los jugadores frescos y rápidos. “La reacción fue fantástica”, continuó el paraguariense.

Pelota larga de Miguel Martínez, peinada de Alberto Espínola y control de Ruiz. Giro, diagonal y pase al medio para Mathías Villasanti. Toque hacia la izquierda a la proyección de Colmán, desborde y centro para la definición de Ruiz. Un Cerro vertical, veloz y letal. La inyección anímica fue también clave para buscar el triunfo y evitar la conformidad del empate. “Estoy muy feliz hemos sabido jugar con un hombre menos y dar vuelta el marcador jugando bien”, añadió Arce.

Una fidelidad al estilo del entrenador. La gestación de la jugada reunió todas las condiciones de un equipo que pregona el juego de posesión y que a través del control de la pelota, conjuga cambio de frente, rotación, velocidad, triangulación, desborde y definición. Suerte, alguna. Capacidad, completa. Doce toques, con los diez jugadores participando, para que Espínola arremeta como un lateral brasileño y Morales, con la lectura del perfecta del desmarque hacia atrás, defina a gol.

“La velocidad, la ocupación de espacios, la llegada de atrás de Beto (Espínola), el trabajo de los dos volantes, la atención de los tres que terminaron defendiendo cuando atacábamos faltando ocho o diez minutos. Eso fue totalmente de la gran siete”, valoró Arce, quien festejó el tanto por la forma. Fue un éxtasis, tanto que la calificación de la victoria fue “purete”. “Diría purete porque teníamos las sensaciones de qué debíamos hacer para encontrar espacios”, sentenció.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD