Duro revés en Belo Horizonte

Cerro Porteño cayó goleado ante el Atlético Mineiro por 4-0. El Ciclón pagó caro los errores en el primer tiempo, y en el complemento decayó en lo físico. El conjunto brasileño fue más con un juego dinámico e intenso y de no ser por las intervenciones de Jean Paulo Fernandes, la diferencia pudo haber sido mayor.

Savarino (c) celebra su gol, el tercero del encuentro.
Savarino (c) celebra su gol, el tercero del encuentro.235315+0000 WASHINGTON ALVES

El recuerdo más cercano de Belo Horizonte fue precisamente contra el Atlético Mineiro, también por Copa Libertadores, cuando trajo tres puntos en 2019. Este martes, con la alegría por el triunfo en el clásico, Cerro Porteño pisó nuevamente el Mineirão con el deseo de, por qué no, repetir lo hecho dos años atrás o al menos sumar un punto.

El equipo presentado por Francisco Arce fue prácticamente el mismo que jugó el superclásico, solo Mauro Boselli y Enzo Giménez fueron novedades. El encuentro comenzó con el elenco local tomando el rol protagónico y jugando en terreno cerrista. Un doble error de Mathías Villasanti, ya a los 8′, le permitió a Hulk anotar el tanto inicial.

El volante azulgrana intentó jugar con su portero pero no hizo otra cosa que entregar el balón en el área. La jugada continuó por la derecha del ataque brasileño y tras un flojo despeje del capitán, la pelota quedó en los pies de Hulk, quien se acomodó y sacó un tiro esquinado.

Con el gol, el Atlético Mineiro desaceleró y el Ciclón comenzó a controlar el balón, y el local a tener espacios. A los 13′, Claudio Aquino fue ganando terreno y sacó un disparo que pasó cerca. No obstante, cada avance brasileño hacía tambalear a la defensa paraguaya.

La figura de Jean Paulo Fernandes fue determinante para que la ventaja no aumentara. A los 17′ desvió un potente remate de Ignacio Fernández y a los 31′, le privó del gol a Guga. Sin aceleración, Cerro Porteño supo llegar al borde del área pero no logró profundizar. Un tiro libre de Santiago Arzamendia y un disparo de media distancia de Juan Patiño, y otro de Ángel Cardozo Lucena fueron las insinuaciones cerristas.

Cuando se jugaban los últimos segundos del minuto adicionado, un servicio aéreo, a las espaldas de Arzamendia, fue administrado por Jefferson Savarino, quien asistió a Hulk para que convierta, con el arco en blanco, su segundo gol. Un golpe duro para las pretensiones azulgranas. Y el Ciclón retornó dormido al complemento.

Una salvada de Jean Fernandes, y del rebote, un milagroso travesaño, acallaron el tercer grito de gol del Atlético Mineiro al minuto de haberse iniciado el segundo tiempo. Robert Morales entró para el complemento, y poco después lo hicieron Mateus Gonçalves y Fernando Ovelar.

Mejoró el conjunto paraguayo, tuvo la pelota, e intentó dañar. La tenencia no fue directamente proporcional con el peligro generado, ya que a los 54′, Fernandes sumó otra salvada. La acción ofensiva más cercana al gol cerrista se produjo a los 61′, cuando un cabezazo de Morales, tras una mala salida del portero Everson, fue despejado por Junior Alonso al borde de la línea de sentencia.

La dinámica y la intensidad brasileña desesperó a un Ciclón que sufrió en el aspecto físico. Aquino perdió en la salida, y una defensa mal parada dejó solo a Savarino, quien con espacios tuvo tiempo para definir a placer a los 72′.

El 3-0 liquidó a Cerro Porteño, y a pesar de un par más de salvadas de Fernandes, a los 91′ llegó el cuarto, obra de Eduardo Vargas. El Ciclón sintió el desgaste físico, cometió errores y fue superado por el Atlético Mineiro, que lidera el Grupo H con siete unidades. Tras este duro revés, el elenco paraguayo ahora debe enfocarse en el Deportivo La Guaira.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD