Uruguay, orgulloso de su Mundial

Juan Manuel Gaminara, capitán de la selección uruguaya de rugby, un equipo con muchos de sus jugadores amateurs, explica en una entrevista a la AFP el sentimiento general de felicidad por el gran papel en el Mundial, superando condiciones difíciles.

Gaminara cree que habrá un antes y un después en el rugby uruguayo luego de este Mundial.
Gaminara cree que habrá un antes y un después en el rugby uruguayo luego de este Mundial.CHARLY TRIBALLEAU

Tras la hazaña de ganar por 30-27 a Fiyi, el décimo mejor equipo del mundo cuando lo enfrentaron, y de plantar cara al bicampeón mundial Australia (45-10), Uruguay se despide del Mundial el domingo contra Gales, en Kumamoto, con las ganas de poner la frutilla en la torta a un excelente torneo.

“Trabajamos muy duro tanto físicamente como mentalmente para estar lo más arriba que pudimos. Creo que vinimos cumpliendo un tremendo Mundial y con muchas ganas de cerrarlo mañana en lo más alto”, explica el tercera línea Gaminara. Será el punto final a su recorrido en un grupo D donde le tocó enfrentar a tres potencias mundiales.

“Son los 80 minutos finales de todo un proceso de cuatro años, de mucho trabajo y de mucho sacrificio. A nosotros no nos regalan nada. Nos tenemos que ganar la clasificación”, añade el jugador de Old Boys. Y es que, salvo tres jugadores que están en clubes franceses (Manuel Leindekar, Agustín Ormaechea y Felipe Berchesi) y once en Estados Unidos y Canadá, los 17 restantes de la plantilla del Mundial son amateurs.

PUBLICIDAD

Trabajo en banca privada

Y entre ellos, Gaminara, que trabaja como corredor de bolsa en la banca privada y disputa su segundo Mundial. “Sin contar los de Estados Unidos o Europa, somos estudiantes o trabajadores. Aunque también hemos obtenido contratos con la Unión Uruguaya que nos ha posibilitado poder dedicarnos al rugby y poder entrenar en la mañana. Para recibir algo este tiempo que dejamos de trabajar. Para subsanar esas horas de trabajo”, señala.

“Y con eso logramos más calidad de entrenamiento, entrenar todas las mañanas y estar más tiempo juntos. Antes de venir seguíamos en este régimen y después del Mundial vuelvo a trabajar”, añade.

Con 30 años, Gaminara, que disputará contra Gales su octavo partido en Mundiales, tras haber estado en Inglaterra-2015, un récord, no sabe lo que hará después de Japón. “Todavía no tengo bien claro lo que voy a hacer. Todavía me siento activo, me siento bien. Hay que ver. Lo que es seguro es que seguir así en este amateurismo es difícil. Ahora en Uruguay se vienen franquicias (para la liga sudamericana). Hay que ver cómo se cae parado en todas esas cosas. También está la posibilidad de Estados Unidos. Hay que ver cómo queda”, dice.

Terminar bien contra Gales

Sea lo que fuere, este Mundial quedará para la historia del rugby uruguayo, que recordará que el capitán de aquel equipo era Gaminara. “Es esperanzador para el futuro del rugby en nuestro país que la gente haya podido ver a Uruguay compitiendo con los mejores del mundo de igual a igual. Creo que estamos marcando un legado para las futuras generaciones”, indica.

“Contra Gales queremos terminar lo más arriba posible para transmitir que haciendo las cosas bien, que con trabajo serio y jugando como equipo, se puede llegar lejos”, añade. Para Gaminara está la ilusión de que este Mundial de rugby tenga el mismo efecto en Uruguay que el logrado por Argentina con su bronce en Francia-2007.

“Siento bastante similitud con esos Pumas de 2007, obviamente salvando las distancias con Argentina y la cantidad de jugadores que tienen. Creo que este Mundial va a marcar mucho al jugador uruguayo” , afirma. “Sabrá que su selección puede ser competitiva a nivel mundial. Es un gran paso de acá al futuro que va haber que usarlo bien”, concluye orgulloso.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD