Rotura del protocolo fue una práctica constante

El viernes 13 de marzo se paró el fútbol en nuestro país y el 28 de mayo, después de vaivenes de reuniones y debates entre médicos de la APF y los doce clubes, se decidió el retorno a la competencia con un estricto protocolo luego de cuatro meses. Pero las exigencias sanitarias no se respetaron, por el contrario, fueron quebrantadas en reiteradas ocasiones.

El piki vóley que generó hasta imputaciones. Carlos Ferreira, Sergio Díaz y Mathías Villasanti...
El piki vóley que generó hasta imputaciones. Carlos Ferreira, Sergio Díaz y Mathías Villasanti...

Paraguay seguía en cuarentena, sin ingresar aún a la denominada “inteligente”, cuando tuvimos el primer caso que involucró a uno vinculado al fútbol. Miguel Samudio, por entonces jugador de Olimpia, sufrió un accidente en la ciudad capital que incluso produjo el cambio de mando en la comisaría Séptima.

Samudio fue imputado y no renovó el contrato con el club Olimpia.

Los primeros días de junio los futbolistas se hicieron los test, posteriormente comenzaron a entrenar por separado y semanas después en grupo.

Una tarde tranquila de principios de junio, tres jugadores profesionales se juntaron en un piki vóley en la casa de Sebastián Ferreira. Además del jugador de Libertad, estuvieron Sergio Díaz y Mathías Villasanti, de Cerro Porteño. Ferreira fue imputado ese mismo día y al día siguiente los jugadores azulgranas se presentaron en la fiscalía.

PUBLICIDAD

El lunes 23 de junio fue presentado Víctor “Topo” Cáceres como jugador de Nacional obviando las normas del protocolo del aislamiento social, ya que en pocos metros estaban los dirigentes, el futbolista y los miembros de la prensa.

Faltas en canchas

En la serie de los partidos amistosos, Luqueño organizó uno entre su equipo A y B para certificar el VAR en el Feliciano Cáceres, el 9 de julio. El grave error fue de los dirigentes que se aglomeraron en uno de los palcos con gentes ajenas del protocolo y ninguno sin los cuidados sanitarios.

Dos días después, General Díaz, que se negó a ir a Villarrica a jugar un solo amistoso con Guaireña FC, programó uno entre sus jugadores con árbitros de UFI que no estaban en el protocolo y bajo el riesgo de contagio. Felizmente en el nuevo test dieron todos negativos.

PUBLICIDAD

El pasado sábado se registró el asado del plantel del 12 de Octubre en Itauguá, con presencia de dirigentes incluso y ¿quién fue el parrillero? Faltó saber. A la madrugada del domingo se conoció el accidente automovilístico de Juan “Lolo” Abente, separado del club, y saltaron los 35 positivos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD