Ajedrez por Zenón Franco: Partidas Memorables (190), Joseph Henry Blackburne vs. Emanuel Lasker, Londres 1892

Los mejores ajedrecistas del mundo tienen un nivel intelectual muy alto, uno de los más inteligentes fue el Dr. Emanuel Lasker, (Berlinchen, Prusia, hoy Barliker, Polonia, 24 de diciembre de 1868 – Nueva York, 11 de enero de 1941).

Emanuel Lasker (Foto: Cleveland Public Library)
Emanuel Lasker (Foto: Cleveland Public Library)

Fue matemático, Doctor en filosofía, Doctor en Matemáticas, filósofo, escritor de libros sobre temas científicos, además de libros de ajedrez, inventor de juegos, etc.

Fue amigo de Albert Einstein, a quien le discutió nada menos su teoría de la relatividad, Einstein valoró positivamente la opinión de Lasker.

Albert Einstein opina sobre Emanuel Lasker

Albert Einstein escribió en 1952 el prólogo del libro Emanuel Lasker: Biografía del Campeón Mundial de Jacques Hannak, veamos algunas cosas que escribió:

“Indudablemente Emanuel Lasker fue una de las personas más interesantes que llegué a conocer en mi etapa de madurez. Tenemos una deuda de gratitud con los que se han preocupado por familiarizar a las generaciones presentes y futuras con su biografía.

Realmente pocos han logrado combinar una personalidad independiente tan única con un interés tan entusiasta en todos los grandes problemas de la humanidad”.

Einstein aclaró que no era ajedrecista, y que no estaba en posición de admirar la fuerza mental de Lasker en la esfera de sus mayores logros intelectuales.

Sobre su propio carácter pacífico Einstein acotó: “De hecho, debo confesar que nunca me gustó el fiero espíritu combativo encarnado en ese juego tan altamente intelectual”.

Contó que había conocido a Lasker en casa de un amigo, y que pudo conocerlo bien a través de los muchos paseos con Lasker, allí intercambiaban ideas sobre diversos temas, y describió sus charlas de una manera llamativa: “Era una especie de debate unilateral, en la cual, casi invariablemente, yo asumía el rol de escuchante, dado que parecía algo natural en este hombre eminentemente creativo el generar sus propias ideas antes que adaptarse a las de alguien distinto”.

Einstein tuvo la impresión de que “el ajedrez era, para él, más una forma de ganarse el sustento que el objetivo real de su vida”.

“Lo que realmente ansiaba era una cierta comprensión científica y la belleza lógica de su construcción, una belleza a la que nadie puede escapar cuando ha caído bajo su influencia, aunque fuera de forma muy leve”.

Luego se dedicó, por primera vez, a contestar a las objeciones de Lasker a la teoría de la relatividad.

Einstein culmina el prólogo con estas palabras: “Estoy encantado con que los lectores de esta amable biografía lleguen a conocer a un hombre con una personalidad tan fuerte y a la vez una persona tan sensible y adorable. Por mi parte, recordaré con gratitud las placenteras conversaciones que disfruté con alguien tan incansablemente entusiasta, verdaderamente independiente y, aun así, el hombre más humilde”.

El Emanuel Lasker ajedrecista

Naturalmente ser muy inteligente no garantiza ser campeón del mundo, ni siquiera jugar muy bien al ajedrez, pero Lasker fue el segundo campeón mundial, mantuvo el cetro durante 27 años (desde 1894 a 1921) estableciendo un récord insuperable, y se mantuvo entre los mejores ajedrecistas del mundo hasta los 68 años, ¿cómo lo consiguió?

Veamos dos comentarios significativos: Mikhail Botvinnik (1911-1995, cinco veces campeón mundial) destacó que Lasker fue el primer ajedrecista con un “estilo universal”, comentó: “Lasker no tenía ´gustos`, no tenía un ´estilo`, jugaba todo con fuerza similar... Por lo tanto, su primer objetivo en la preparación era estudiar las características del estilo de su oponente. Lasker se esforzaba siempre en crear una posición en el tablero en la que su oponente se sintiera incómodo… Conocía a su oponente a la perfección, sus virtudes y sus defectos. Lasker era un gran psicólogo”.

En su libro Nunn´s chess course, dedicado a Lasker, John Nunn dijo: “Su talento residía en crear situaciones donde las reglas y evaluaciones normales no se aplicaban… no solo los oponentes de Lasker sino también comentaristas posteriores no lograron captar el modus operandi de Lasker. Como consecuencia se creó el mito de que muchas victorias de Lasker estaban basadas en engaños, pura suerte o hasta por el efecto de sus cigarros. Lasker era un gran luchador con una fuerte ansia de vencer… [sus jugadas] podían ser provocativas, pero no peores que las alternativas, con la diferencia importante de que eran más propensas a inducir errores”.

Años anteriores a su conquista del título mundial

Recordemos la etapa previa a la conquista del título mundial, meta lograda a los 25 años: Aprendió a jugar con poco más de 10 años, enseñado por su hermano mayor Berthold, durante los primeros tres años Berthold (que tenía fuerza de maestro) le ganaba, pero Emanuel se dedicó a estudiar su nueva pasión, y mejoró su fuerza.

En la primavera de 1888 Lasker finalizó sus estudios secundarios y entró en la universidad de Berlín, fue dedicando cada vez más horas al ajedrez en un ambiente ideal para su progreso, ya que en Berlín se reunían los maestros más fuertes del momento, sin descuidar las múltiples disciplinas que le atraían.

En junio de 1889 Lasker obtuvo el título de Maestro tras vencer en Breslavia y fue invitado a su primer torneo internacional, en Ámsterdam, donde finalizó segundo con 6 puntos sobre 8, tras Amos Burn (7), superando a conocidos maestros como James Mason e Isidor Gunsberg.

Ese resultado hizo que Lasker decidiera dedicarse al ajedrez como medio de vida, y es posible que ya tuviera la meta de ser campeón del mundo.

No había torneos a la vista, pero se exigió compromisos serios, en noviembre de 1889, jugó un match en Berlín contra uno de los mejores maestros alemanes, Kurt von Bardeleben, a quien venció por 2½ a 1½ (+2, -1, =l), siguió de inmediato otro duelo en Leipzig, contra un oponente más fuerte, Jaques Mieses, sorprendentemente Lasker ganó con amplitud, por 6½ a 1½ (+5, =3).

Triunfos en el Reino Unido

Lasker pasó a ser conocido, el destacado periodista británico Leopold Hoffer le auguró un gran futuro, y el joven Lasker fue invitado a Londres, entonces una capital ajedrecística, a medirse con los maestros británicos.

En febrero de 1890, en Liverpool, Lasker jugó su primer duelo contra Henry Bird, un maestro mítico, participante del primer torneo internacional de la era moderna, Londres 1851, Lasker venció otra vez con claridad, 8½ a 3½ (+7, -2, =3).

El mayor aspirante al título mundial Siegbert Tarrasch minimizó el triunfo de Lasker diciendo que ganar al “veterano Bird” no era nada especial, sin embargo, en el verano de 1890, Bird compartió el tercer lugar en Manchester, tras el propio Tarrasch y Blackburne, superando a maestros fuertes como Gunsberg, Mason y Schallop.

Siguió luego un match contra Theodore Miniati, también ganado por Lasker 4 a 1 (+3, =2); como no consiguió enfrentarse a oponentes fuertes en la isla, volvió a Berlín.

Su vuelta a Alemania no fue exitosa, jugó dos torneos cortos donde no ganó, salir primero ya era casi su obligación, aunque, como consuelo, ganó un match contra el maestro Berthold Englisch por 3½ a 1½ (+2, =3).

En ese momento crítico Inglaterra volvió a darle oportunidades, en el verano de 1891, los directores de la Exposición Alemana quisieron ofrecer a los visitantes de la Exposición Mundial de Londres una atracción especial, su idea era colocar un pabellón de ajedrez donde Lasker se enfrentaba a invitados especiales, Lasker ganó mucha publicidad, una alta remuneración y lo más importante, pudo competir otra vez.

En 1892 se impuso en el 7º Congreso de la Asociación Británica de Ajedrez y también en un torneo a doble ronda con los mejores ajedrecistas ingleses.

No tenía rivales en la isla salvo el maestro inglés más fuerte, Josep H. Blackburne, a quien también venció categóricamente, por 8 a 2 (+6, =4).

La prensa inglesa consideró de interés organizar un match entre el joven Lasker y el campeón mundial William Steinitz, pero Lasker lo consideró prematuro, y propuso en cambio jugar antes un match contra el Dr. Siegbert Tarrasch (vencedor en Breslavia 1889, Manchester 1890 y Dresde 1892).

Tarrasch lo rechazó con arrogancia, dijo que Lasker debía ganar antes un gran torneo internacional, que los triunfos de Lasker hasta entonces no eran aval suficiente para enfrentarse a él, Tarrasch decidió jugar un match con Mikhail Chigorin (derrotado por Steinitz en dos matches por el título mundial, en 1889 y 1892), el duelo se disputó en San Petersburgo y terminó en empate (+9, -9, =4).

Etapa americana

Como no había importantes torneos en Europa, el 6 de octubre de 1892 Lasker viajó a América, en La Habana venció a los maestros locales Golmayo y Vásquez, pero el clima no le sentaba bien, de vuelta a EE.UU. dio conferencias en la Universidad de Nueva Orleans sobre ecuaciones diferenciales y en abril de 1893, venció por 7 a 3 a Jackson Showalter, uno de los maestros más fuertes del país, (+6, -2, =2)

En Nueva York, en septiembre de 1893 jugó y ganó en el “Impromptu International Master Tournament”, con 13 puntos sobre 13, sacando 4½ puntos a Albín, más atrás quedaron, Showalter, el joven Pillsbury etc., lo que ya produjo impresión.

Ya antes, el 31 de agosto de 1893, Lasker desafió oficialmente a Steinitz a disputar un match por el título mundial, y el veterano campeón aceptó el desafío.

Veamos una de las victorias de Lasker de esa época previa al match.

GM Zenón Franco Ocampos

Ponteareas, 3 de agosto de 2022

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.