Adiós, mágico Nizugan

Nizugan, el hombre que con sus trucos de magia y su fiel compañero Cachito dibujó sonrisas en los rostros de varias generaciones de paraguayos, falleció el martes a los 81 años. Esta mañana recibirá el último adiós en su Luque natal.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PXM3I4YKY5EU5AMJHRVSH2W63Y.jpg

“Haciendo todo esto soy feliz, como nadie se puede imaginar. Poder ofrecer todo esto al público es magnífico”, expresaba a ABC Color, en una entrevista del año 2013, Juan Bautista Castillo Benza, más conocido por el público como Nizugan.

Su muerte se produjo como consecuencia de un paro cardiaco fulminante, en la noche del martes, tras haber sufrido anteriormente de problemas respiratorios y tener implantado un marcapasos. Tras conocerse la noticia, las redes sociales se inundaron de mensajes de aquellos que en algún momento disfrutaron de su arte, principalmente en sus primeros años de vida.

Nizugan nació el 5 de noviembre de 1937 en la ciudad de Luque, donde hoy recibirá el último adiós. Esta mañana, a las 6:30 sus restos serán trasladados del salón Futuro, ubicado en San Martín y Sucre, rumbo al estadio del Club Sportivo Luqueño. El féretro permanecerá allí hasta las 9:45 y para las 10:00 está previsto el responso en la iglesia de Luque. Finalmente, el sepelio se llevará a cabo en el cementerio Futuro, ubicado sobre la ruta Luque - San Bernardino.

PUBLICIDAD

Proveniente de una familia de artistas, Nizugan aprendió sus primeros trucos con su padre. Complementó sus conocimientos con libros y también asistiendo a los Congresos de Magia. Hizo faquirismo, levitación, hipnotismo, manipulación, pero su faceta quizás más popular fue la de ventrílocuo. Su primer compañero fue Panta, un muñeco inspirado en el papel que interpretó Rafael Rojas Doria en “La pensión de Ña Lolita”.

El debut de Cachito fue en el año 1972, en una fiesta para canillitas de ABC Color. La llegada de este personaje, que ayer lo acompañó en el salón velatorio, revolucionó su carrera y lo llevó a recorrer distintos escenarios, tanto de nuestro país como del exterior. Realizaron temporadas en Mar del Plata, Argentina; participó del programa de Don Francisco, en Chile; y ofreció espectáculos en distintos locales nocturnos, festivales y, por supuesto, cumpleaños infantiles.

En sus espectáculos mezclaba la inspiración folclórica de los “mba’e kuaa”, buscando rescatar la identidad cultural.

Nizugan fue presidente del Círculo Mágico del Paraguay y fue distinguido, en 1971 por la Federación Internacional de Entidades Mágicas Latinoamericanas.

En 1966 se casó con María Elena Martínez, con quien tuvo cuatro hijos. Juan Bautista, el menor, sigue sus pasos desde hace varios años con el nombre de Nizugan Junior. Quizás con un presentimiento, en abril pasado, como regalo de bodas le entregó a este la custodia de su eterno compañero Cachito.

En un comunicado, la Secretaría Nacional de Cultura señaló ayer que Nizugan “se fue dejando recuerdos imborrables en todos los que conocieron su magia cargada de ternura, niños y adultos de varias generaciones agradecerán por siempre su paso por la vida”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD