El Sportivo cobra otra dimensión

El Sportivo Luqueño cobra una dimensión distinta. La muestra de su recuperación futbolística bajo el comando técnico de Roberto Torres constituye el triunfo clave conquistado en la mañana de ayer por 3-1 contra un rival directo en la lucha por la permanencia, Deportivo Capiatá, que sufrió dos expulsiones en el primer tiempo y peleó hasta donde pudo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2ZRVUSVC7BDGBE4M5HILDXFSA4.jpg

Capiatá, ejemplo de entereza

Bandeja servida del Deportivo al Sportivo, con una tempranera expulsión de Cristian Sosa por doble amonestación y el penal de “Pitu” Martínez sobre Quiñónez que no lo pudo transformar en gol Luis Miño, cuyo displicente disparo fue desviado por Joel Silva.

La lucha se tornó desigual, con un equipo con todas las armas y con otro disminuido. Luqueño fue ganando terreno y tras una excelente acción entre Miño y Arévalos, Armoa llegó al gol con serena definición.

PUBLICIDAD

El “Escobero” estuvo desbordado y sobre el cierre del primer tiempo Santiago Salcedo perdió los estribos y fue echado por fuerte entrada sobre Quiñónez.

Devolución de gentilezas en la segunda etapa. Un centro llovido de Vera lo conectó Vargas para el 1-1. Lima y Arzamendia quedaron “atornillados”.

La resistencia capiateña duró casi media hora, con réplicas peligrosas de Vera. El elenco visitante, tras muchos intentos fallidos, llegó a los goles mediante un servicio aéreo de Rojas y el testazo de Rivero y luego con una estupenda culminación de Armoa, el de más alto rendimiento junto con Quiñónez.

El arbitraje de Juan Gabriel Benítez fue muy cuestionado por los locales. Si bien la vara estuvo alta para la aplicación de las sanciones disciplinarias y pintó de amarillo sin ton ni son a dos luqueños en el arranque del segundo tiempo, el juez no tiene la culpa que Sosa cometa dos faltas penadas con tarjeta y que a Salcedo, un deportista sobresaliente por sus goles y su corrección, se le suelte la cadena y protagonice una entrada descalificadora sobre Quiñónez.

Arbitraje condicionante

El técnico de Capiatá, Celso Rafael Ayala (48 años), expresó su molestia con la actuación del árbitro Juan Gabriel Benítez. “Te condicionan, te expulsan rápido. Con dos hombres menos no hay mucho que hacer”, indicó el orientador.

“La primera amarilla a Sosa (Cristian) está mal. Molesta la situación porque somos laburantes como ellos, porque juegan con nuestro trabajo. Cuando digo nos agreden saben a quién me refiero”, mencionó el DT, agregando: “trato de laburar bien y de forma leal, sin tratar de agradar ni agredir a nadie”.

El entrenador de Luqueño, Roberto Ismael Torres (46) destacó el esfuerzo de sus futbolistas y el de los integrantes del elenco rival. “Han dejado la cancha dos grandes futbolistas como Sasá y Sosa, pero nosotros tenemos nuestros méritos, tuvimos un gran partido”.

El estratega, uno de los artífices de la recuperación del Sportivo, añadió: “el adversario se cerró bastante bien estando con nueve y aprovechó los errores que ocasionábamos. En ese sentido sufrimos bastante. Hay que entender que de a poco vamos creciendo”, significó el orientador.

vmiranda@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD