Desaceleración y desempleo marcan el primer año de gestión económica

Una marcada desaceleración de las actividades en los distintos rubros de la economía (agrícola, industrial y comercial), disminución de las recaudaciones impositivas y aumento del desempleo marcaron el primer año de gestión económica del presidente Mario Abdo Benítez.

CIFRAS DEL PRIMER SEMESTRE DEL AÑO
CIFRAS DEL PRIMER SEMESTRE DEL AÑOArchivo, ABC Color

El primer año de gestión del presidente Mario Abdo Benítez que se cumple el próximo 15 de agosto se ve desdibujado por una marcada desaceleración de la economía, que en parte se resiente por los impactos de las crisis externas y el factor climático que tampoco acompañó las expectativas de crecimiento.

De acuerdo con los datos oficiales, la economía paraguaya presentó una retracción del 2% en el primer trimestre del año, mientras que el Indicador Mensual

de Actividad Económica (Imaep) ya registró una caída del 3,1% hasta mayo. Con estos resultados, el Banco Central del Paraguay (BCP) sinceró sus proyecciones, bajando del 3,2% a 1,5% en su expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el presente ejercicio.

Factores que influyeron

Por un lado, el factor climático adverso que estuvo marcado por un periodo de sequía y otro de inundaciones, influyeron en la menor producción de soja y de otros cultivos, también en la baja de la producción de energía y el lento avance de las obras. Además, con las inundaciones en varias zonas del país, se obligó al desplazamiento de pobladores y a la pérdida de ocupación laboral.

El bajón agrícola restó alrededor de US$ 800 millones al sector, lo que repercutió además en otros sectores de la economía y en la valorización del dólar. Las exportaciones del país registraron una caída del 9,8% en el primer semestre del año según datos del BCP, por menor producción y reducción de los precios internacionales.

Por otra lado, también las crisis externas, principalmente de los vecinos (Argentina y Brasil), siguen dejando secuelas negativas en el comercio local, esto se debe a la desvalorización de sus monedas en comparación al guaraní, lo que resta competitividad al mercado local. El comercio fronterizo también fue muy golpeado por el menor ingreso de turistas de compras, tanto de argentinos como brasileños, que impactó en una fuerte reducción del consumo.

Cabe señalar además que el ingreso de contrabando de productos sigue latente, perjudicando el comercio legal que ha reducido sus ventas en casi todos los segmentos (supermercados y tiendas) pero a la vez siendo fuente de ocupación ocasional para muchos.

Otro indicador de corto plazo, como el Estimador Cifra de Negocios que mide el volumen de ventas, registró una caída del 3,5% hasta el quinto mes del año. El bajón de ventas impactó en el primer semestre en una caída en la recaudación del impuesto al valor agregado (IVA) del 0,1%, aunque ya se observó un repunte en julio

Entre los efectos consecuentes de la desaceleración, se evidenció además un aumento del desempleo y de la subocupación.

De acuerdo con los datos de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos, la tasa de desempleo al segundo trimestre de 2019 fue de 7,4% y presentó un aumento de 1,5 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año 2018, donde la tasa de desempleados fue del 5,9%.

Igualmente, la tasa de subocupación llegó a 7,4% en el segundo trimestre del año y casi se duplicó en un año, según los datos oficiales.

Medidas anticíclicas

Cabe recordar que el Gobierno impulsó una serie de medidas contracíclicas (mayor ejecución en obras de infraestructura, reducción de la tasa de política monetaria, refinanciaciones, medidas arancelarias temporales) con lo cual espera cerrar este año dentro de lo proyectado (1,5%). Ahora el Gobierno de Mario Abdo Benítez enfrenta una crisis política que de prolongarse podría frenar las inversiones y dar otro duro golpe a la economía.

abernal@abc.com.py