Ministro reconoce que la ineficiencia en el gasto público sigue siendo alta

El ministro de Hacienda, Benigno López, reiteró ayer ante el Banco Mundial que hay ineficiencia en el gasto público y que están obligados a mejorar la calidad del mismo antes que pedir más impuestos a la ciudadanía.

GASTO PÚBLICO PRESUPUESTADO
Archivo, ABC Color

El secretario de Estado se encuentra en Washington, Estados Unidos, participando de la reunión conjunta del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), que finaliza en la fecha.

Tras una breve pausa en sus actividades, el ministro habló para la página de comunicaciones del Banco Mundial sobre el gasto público y la importancia de la inversión social.

López aseguró que el Estado tiene mucho espacio para generar mayores recursos en el ámbito interno, atendiendo que aún existe mucha ineficiencia en el gasto y que esta situación se da inclusive a nivel internacional.

PUBLICIDAD

Dijo que en Hacienda están trabajando con fuerza para mejorar la calidad del gasto, por lo que, antes de pedir más impuestos a la ciudadanía, deben ser más eficientes en lo que se gasta.

Explicó que el país en los últimos 15 años tuvo un éxito económico importante y que eso hizo que se duplicara la clase media, por lo que la ciudadanía cada vez es más demandante y que la obligación del Estado es proveer servicios de calidad.

El ministro insistió en que, antes de pedir más impuestos, dentro de la administración pueden conseguir recursos importantes para destinarlos a los sectores que más necesitan.

PUBLICIDAD

Contrariamente a lo señalado por el ministro, a nivel local Hacienda fue el que impulsó la reforma de la ley tributaria, cuando desde el sector empresarial se reclamaban el recorte de los gastos y el mejoramiento de la eficiencia del Estado.

López logró que fuera aprobada la reforma para su implementación desde el 1 de enero del próximo año, pero la comisión conformada para estudiar los recortes fue relegada a un segundo plano y muy poco se sabe de sus recomendaciones y resultados.

A esto se suma que no avanzó el llamado “pacto de austeridad” entre los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Un ejemplo es que en el seno de la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso se tienen pedidos para aumentar el gasto, principalmente salarios, por unos US$ 700 millones.

El Banco Mundial había señalado que con un mayor control sobre las compras públicas se podría ahorrar 1% del PIB (US$ 400 millones), en tanto que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había destacado en su informe que el mal gasto del Estado equivale al 4% del PIB (US$ 1.600 millones).

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD