Esperaban más esfuerzo público por emergencia, dicen analistas

La ley de emergencia prevé un mínimo sacrificio del sector público ante esta pandemia, generando una desigualdad frente al sacrificio de los privados, opinan analistas, que esperaban una reforma más drástica del gasto.

ESTIMACIONES DE LA INEFICIENCIA TÉCNICA
ESTIMACIONES DE LA INEFICIENCIA TÉCNICAgentileza

La ley que declara el estado de emergencia nacional por el covid-19, promulgada ayer por el Poder Ejecutivo, tuvo distintos tipos de reacciones, tanto a favor como en contra. Algunos opinan que la normativa dará un respiro a la economía y otros cuestionan el escaso sacrificio del sector público, ante el enorme perjuicio económico de los comerciantes y de la clase obrera.

Al respecto, el analista Amílcar Ferreira, indicó en entrevista con ABC Color que se esperaba una determinación más drástica en cuanto a la contención de los gastos. Refirió que los recortes presupuestarios fueron insuficientes y, además, son temporales. En lo que se refiere a las bonificaciones familiares y ayuda vacacional, sostiene que ya existía una resolución que establecía un tope de estos beneficios extras hasta dos salarios mínimos.

Según el profesional, con esta ley en la mano se podía haber avanzado en una reforma más drástica, y más aún en una coyuntura de crisis.

PUBLICIDAD

Ferreira sostiene que en el marco de esta situación de emergencia, donde todos están sufriendo consecuencias drásticas en su economía, el sector público tenía que dar un paso más drástico también para que el sacrificio sea más equitativo.

Por qué no aprovechar para recortar los excesos de funcionarios planilleros en la administración central, en gobernaciones y municipalidades, donde hay en las plantillas personas que perciben altísimos salarios, preguntó.

Agrega que una medida apropiada en una situación de crisis económica en la que estamos, lo ideal sería poner tope al salario del funcionariado público hasta G. 10 millones y que se incluya a las binacionales (Itaipú y Yacyretá). Una buena contención del gasto era crucial para evitar un endeudamiento extremo como el que se aprobó, de US$ 1.600 millones. Cabe señalar que un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo dice que el país derrocha alrededor de US$ 1.800 millones en deficiencias en su gestión de gastos, principalmente en compras, salarios y transferencias.

PUBLICIDAD

Para dicho analista, este paro de actividades (que tiene perspectiva de extenderse) está llevando al borde de la quiebra a muchas microempresas, gente que tiene deudas, que debe pagar salarios, riesgos de cortes en la cadena de pagos que pueden generar una gran catástrofe.

Que no les tiemble la mano

Por su parte, el economista y extitular del Banco Central del Paraguay (BCP) Carlos Fernández Valdovinos expresó que la ley que declara el estado de emergencia nacional amplía la potestad del Poder Ejecutivo de seguir realizando recortes de privilegios y mejorar la calidad del gasto para depender menos del endeudamiento, si así amerita la situación, por lo que sostiene que no se trata solo de recortes cosméticos temporales.

Sin embargo, lanzó un mensaje; “Que no les tiemble la mano”, expresó el economista, a través de las redes sociales.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD