CARTAS AL DIRECTOR

El abogado Benigno López Benítez, presidente del Consejo de Administración del Instituto de Previsión Social, remitió una carta al director. El texto de esta dice así:

“Me dirijo a Ud. en relación a una publicación aparecida en su diario de fecha 8 de marzo de 2018 bajo el título ‘El costo de limpieza subió 70% de un contrato a otro’.

Como en la carta anterior, nuevamente me disculpo por distraer su atención en un tema que, aparentemente, es incomprensible para el redactor del artículo en cuestión, lo que a la vez me obliga a molestarlo con estas reiteradas aclaraciones.

Antes que nada, si bien no me considero ningún especialista en la materia, tengo entendido que la principal herramienta de trabajo de un periodista es la pregunta. En ese sentido, me extraña que esta regla de oro no se haya cumplido en este caso, como tampoco en las anteriores publicaciones. Si al cronista le llamaba la atención por qué aumentaba el monto del contrato de limpieza respecto al anterior, debió trasladar esa pregunta a las personas indicadas, antes de publicar un material alarmista que al final ni siquiera responde a ese elemental cuestionamiento. Ningún periodista de ABC, que yo sepa, consultó con funcionario alguno del IPS encargado del tema, ni conmigo.

PUBLICIDAD

Mientras, seguiré poniendo a prueba su paciencia con estas cartas, y lo haré las veces que sean necesarias para aclarar las cosas que confunden –mal intencionadamente o no– a los lectores de ABC Color.

Como empresario, usted sabe que los costos de los servicios personales tienen un alto componente en mano de obra, que se basa en el pago de salario que percibe el trabajador.

A modo de ejemplo, el salario mínimo del 2015, fecha en que se firmó el anterior contrato, era de 1.824.005 guaraníes; al momento de la adjudicación del servicio actual la remuneración básica trepó a 2.041.123 guaraníes, que significa un aumento del 12%. Esto sin considerar las horas extras, fines de semanas trabajados y días feriados que se ajustan automáticamente al incremento del salario mínimo.

Además, el IPS de hoy, contrario a lo que se asegura el artículo en cuestión, creció de manera importante en infraestructura respecto al momento en que se firmó el anterior contrato de higienización. Más hospitales, más camas, más limpiezas, lo que obviamente eleva el costo de este servicio. En esta última adjudicación de aseo se incluyeron por primera vez el Centro Residencial de Adultos Mayores, CREAM (ex Hotel San Bernardino); el Hospital Regional de Ciudad del Este, el Hospital de Coronel Oviedo, la ampliación en un nuevo pabellón de dos plantas de la Unidad de Terapia Intensiva, –que le coloca al IPS como el hospital con la mayor cantidad de camas de terapia de todo el país– y el Hospital INGAVI, próximo a terminar, y que será el segundo hospital de mayor envergadura del IPS, solo por citar algunas de las nuevas obras. Esto demanda una mayor cantidad de personal de limpieza, que de 927 que se tenía en el contrato anterior aumentó a 1.247 en la adjudicación actual.

Toda esta nueva infraestructura de la previsional significa más de 1.000 NUEVAS CAMAS a favor del asegurado, que por supuesto conlleva un costo adicional importante y que el IPS debe absorber.

Como se imaginará, la limpieza de los hospitales es clave para la bioseguridad de los pacientes y sus familiares, así como de los médicos en general. El modo de recolección y el tratamiento de los residuos patológicos están tipificados en los estándares hospitalarios recomendados por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que obliga a la previsional a considerar este punto como eje principal incluido en el pliego de bases y condiciones de la licitación.

Finalmente, tampoco es cierto que hago una ‘férrea defensa’ de esta licitación como señala el material periodístico; solo aclaro el tema en particular por el derecho que tienen sus lectores de informarse apropiadamente.

Soy absolutamente consciente de los sinnúmeros de problemas que el IPS arrastra desde hace décadas, pero le aseguro que estoy empeñado en dar soluciones que no se notan de la noche a la mañana. Pero reitero que no tengo una empresa de preferencia para que coloquen insumos, vendan medicamentos u operen con la previsional.

Cualquier empresa que preste los servicios va a cobrarle a IPS exactamente lo mismo o más…, pero no menos del monto adjudicado.

Señor director, sepa disculparme de nuevo por lo impertinencia en mis aclaraciones, que parece molestan al cronista”, finaliza la misiva.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD