Hay depredación en las 200.000 hectáreas que IPS alquila en el Chaco

Pobladores de Tte. Ochoa, Chaco paraguayo, confirmaron a nuestra hoja que dentro de las 200.000 hectáreas que el IPS alquila en esa zona existe una depredación con la tala de diferentes especies arbóreas, incluso algunas fincas cuentan con aserraderos y hornos de carbón. El descontrol total por parte de la previsional motiva la deforestación del lugar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/BFYCHTRXCBHYPLSKBGFDAP224M.jpg

Además de arrendar a precio insignificante valiosas tierras en el Chaco, el Instituto de Previsión Social (IPS) permite que los inquilinos se dediquen más a la deforestación que a la producción ganadera, según las afirmaciones de personas que conocen el lugar pero que pidieron el anonimato.

Los mismos señalaron que en el año 2008, durante la presidencia del Ing. Pedro Ferreira, el IPS abrió la posibilidad de arrendar sus tierras que, según una mensura judicial, eran 205.000 hectáreas en la zona de Tte. Ochoa, distrito de Mariscal Estigarribia, departamento de Boquerón (Chaco).

En ese momento, las tierras de la previsional fueron loteadas en fincas de aproximadamente 5.000 hectáreas cada una. Las propiedades eran prácticamente vírgenes, pese a que ya existían algunas denuncias aisladas de invasión y deforestación, pero en pequeña escala dentro de la fabulosa propiedad.

Nuestros informantes señalaron que el propósito primitivo del arrendamiento de dichas tierras fue exclusivamente para la explotación ganadera y que el contrato con el IPS establecía una serie de condicionantes en defensa del ecosistema de la zona.

Los arrendatarios debían respetar el 30% de todo el área alquilada y no se podían talar áreas boscosas que contengan, en un radio de 100 hectáreas, determinadas especies forestales.

Sin embargo, no son muchos los que cumplieron con los términos del contrato.

Deforestación

Algunos de los arrendatarios de las 200.000 hectáreas hicieron caso omiso a los contratos firmados con el IPS y, ante la falta de control efectivo por parte de las autoridades de turno de la previsional, comenzaron una deforestación en la zona que se torna preocupante.

Según indicaron las fuentes, la tala de bosques se está ampliando, no se respeta absolutamente nada e incluso varias fincas cuentan con instalaciones de aserraderos y hornos para la fabricación de carbón.

Especies forestales, como el palo santo, coronillo, palo blanco y quebracho blanco, son extraídas en importantes cantidades y en forma de madera aserrada son llevadas a Bolivia por la cercanía de la zona fronteriza.

Negocio a pérdida

Los informantes señalaron que la falta de control del IPS, así como la “generosidad” de los contratos que establecen periodos de gracia de tres a cuatro años a cambio de supuestas millonarias inversiones, lo único que hizo en todos estos años es, salvo alguna honrosa excepción, alentar a inescrupulosos a ingresar a las tierras de la previsional, no pagar un solo guaraní de alquiler por las fincas durante tres o cuatro años, degradar las tierras con la tala indiscriminada y encima no realizar inversión alguna en los inmuebles.

Pese a lo grave del tema, la actual administración del IPS, a cargo de Hugo Royg, permanece en silencio y sin entregar el prometido informe sobre este caso.


El Instituto de Previsión Social (IPS) entregó más de 200.000 hectáreas en el Chaco a precios insignificantes, incluso con tres a cuatro años de gracia y con promesas de millonarias inversiones. La mayoría de los arrendatarios, tras cumplirse los años de gracia, no cumplieron con las inversiones y en contrapartida están deforestando parte del inmueble ante la inacción de las autoridades de la previsional.