Paraguay deberá devolver US$ 50 millones por metrobús que no existe

El Estado obtuvo un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$ 125 millones para la construcción de un metrobús que en dos años y medio no llegó a ser más que un mito. Los vicios del proyecto ocasionaron una millonaria pérdida económica a frentistas y al país una deuda de US$ 50 millones. Actualmente, el proyecto está cancelado y el MOPC ofreció reconstruir el tramo afectado de la ruta Mcal. Estigarribia.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/X7MVGSXZVVCS5HNNE2GHQ4RT7Y.jpg

La palabra “metrobús” tiene hoy un sabor amargo para la ciudadanía y se debe a que el proyecto se convirtió en un fracaso, que pudo haber sido evitado, pues las alarmas sobre las deficiencias del proyecto empezaron a sonar desde el primer día, pero la administración del entonces ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, siguió con el plan y lo arrastró hasta su último día de gestión. Para entonces el precio pagado ya era muy alto: la ruta Mcal. Estigarribia destruida y casi sin utilizar por más de dos años, más de 200 negocios cerrados y unos 1.500 empleos desaparecidos. 

Para financiar el proyecto, el gobierno de Horacio Cartes había accedido a un préstamo de US$ 47.000.000 del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 2013, además de otro crédito de US$ 78.000.000, más un tercer préstamo de US$ 19.000.000, este último de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo para el Desarrollo Internacional (OFID), en 2011.

De los US$ 125 millones del BID, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) llegó a pagar alrededor de US$ 23 millones a la contratista Mota Engil. Se utilizaron otros US$ 5 millones en “fiscalización”, US$ 5 millones para “estudios” además de los US$ 19 millones de la OFID, que en total suman más de US$ 50 millones que deberá devolver Paraguay, pese a no tener el metrobús, pues solo terminaron 800 metros del total de 11 km. 

PUBLICIDAD

Los frentistas afectados por el tramo 3 (Fernando de la Mora y San Lorenzo) protestaron en incontables ocasiones, y al igual que profesionales de la construcción, sostenían que el proyecto era inviable. Más tarde denunciaron también ante la Fiscalía y la Contraloría, pero hasta ahora no hay una sola persona procesada.

 

Problemas con Mota

PUBLICIDAD

Los tramos 2 y 3 del metrobús (San Lorenzo-Fernando de la Mora-Asunción) fueron adjudicados a la firma portuguesa Mota Engil por G. 404.000 millones (unos US$ 71 millones al cambio actual), incluyendo ajustes al alza por casi US$ 20 millones y apenas se avanzó 800 metros de obra. De ese total, el desembolso efectivo que llevó la contratista es de US$ 23 millones según el dato oficial del MOPC.

El 20 de octubre pasado, el ministro de Obras Públicas, Arnoldo Wiens, anunció públicamente que la empresa Mota Engil había abandonado el proyecto metrobús, luego de que ese día, la zona de obras haya amanecido sin ninguna máquina. Al día siguiente, la firma publicó un informe en el que negaba que se retiraba, pero exigía el pago de supuestas deudas.

Principal responsable

Frentistas afectados directamente por las obras inconclusas del metrobús y gran parte de la ciudadanía exigen que quienes llevaron a cabo este proyecto defectuoso se hagan responsables de los daños. El exministro de Obras Públicas Ramón Jiménez Gaona es señalado como el principal responsable por seguir con el plan a pesar de las advertencias de profesionales de la construcción, incluso de la Contraloría, además de las pruebas visibles en la zona de obras, sostienen.

Situación al día de hoy

El contrato con Mota Engil vence este domingo y antes de retirarse del proyecto, reclama al MOPC US$ 18 millones por supuestos gastos adicionales, a lo que el ministro de Obras Públicas, Arnoldo Wiens, respondió que estudiarán el caso, pero que no permitirán el pago extra a la firma.

Con la cancelación del proyecto, Wiens anunció que no habrá metrobús en el 2019 y que se enfocará en reconstruir la Ruta Mcal. Estigarribia, especialmente en lo que concierne al desagüe pluvial, para lo cual se volverá a llamar a una licitación, lo que significan más gastos para el país. Luego de la suspensión del proyecto, el MOPC procedió a asfaltar el tramo de la ruta II afectada a pedido de los frentistas, pero a menos de un mes, el asfalto ya ha vuelto a sufrir fallas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD