Proponen ahorrar mediante una huerta urbana propia

Una forma de promover la educación financiera en el hogar es implementando una huerta urbana, ya que permite un consumo consciente y responsable, facilitando una economía familiar más sostenible, explica la economista Adriana Bock.

La especialista agregó que podría contribuir a mitigar el impacto de la suba repentina de las hortalizas, lo cual ocurre con cierta frecuencia. “Esta opción ofrece además otras ventajas, como la obtención de productos más frescos y de mayor vida útil, reduciendo el desperdicio”, señaló, en alusión a que en ocasiones, al cocinar, sobran partes de los ingredientes, con el tiempo se descomponen en la heladera.

La economista señaló que otra bondad es que se trata de una forma de reciclar algunos artículos que ya se encuentran disponibles. 

“Para las verduras de hojas se pueden utilizar potes que existen en el hogar”, dijo, y añadió que es importante conocer el valor nutricional de los distintos tipos de alimentos, a fin de poder reemplazar aquellos que se encuentran temporalmente más caros por otros que estén a mejor precio.

PUBLICIDAD

Por su parte, con relación al espacio necesario para iniciar actividades de este tipo, Pablino Ferreira, de la Asociación de Productores Orgánicos (APRO), explicó que para una huerta urbana se acostumbra sembrar las hortalizas que tienen ciclo rápido, tales como perejil, lechuga, acelga y rúcula. “Estas verduras se adaptan a un espacio pequeño y los sobres de las semillas para un tablón cuestan desde G. 10.000”, explicó.

En cuanto a otras hortalizas, como el tomate o el locote, añadió que tienen un ciclo más largo de crecimiento, de aproximadamente un año y medio, según el cuidado. Además, requiere más espacio para plantarlas y la inversión en semillas es mayor. “El sobre de semillas para tomate está G. 700.000 y trae 2.000 unidades, mientras que del locote se consigue a partir de G. 850.000 y contiene la misma cantidad”, informó.

Añadió que para estas plantaciones se requiere un tablón de al menos 12 metros por 8 metros, para consumo familiar y sin que sea diario, ya que se tendría un rendimiento de entre 2 y 5 kilos de tomate, mientras que el del locote sería de entre 2 y 8 kilos.

PUBLICIDAD

Aclaró que estas hortalizas no son muy recomendables para una huerta urbana, atendiendo que es probable que no se utilicen todas las semillas, que se podrían echar a perder.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD