Se frenó el ritmo en las obras del Estado, según perciben gremios

Gremios de la construcción están en conocimiento del escaso despacho de cemento de INC, pero según lo explicado a este diario, no perciben faltantes debido a la menor demanda del material. Es que no existen casi nuevas obras privadas y en el sector público hay una desaceleración.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TBSWBPVRAZAM7MQXRWQQASQCMQ.jpg

La Asociación de Profesionales de la Construcción (Aprocons) informó sobre entregas discontinuas en la Industria Nacional del Cemento (INC) “desde hace un tiempo”. El presidente del gremio, Ing. Luis Caló, dijo a ABC que los asociados reportan ralentización en la entrega, ya que una compra que se hace hoy, se retira recién después de 15 días. 

La Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco) y la Cámara Paraguaya de Desarrolladores Inmobiliarios (Capadei) también notan los problemas que está teniendo la cementera estatal. 

Según los datos que ellos manejan, hubo varios paros del horno de clínker, así como suspensión de importaciones del insumo, que se venía realizando para asegurar la producción (ante la incapacidad de INC de producir su propio clínker). Ante esta situación, hoy se están entregando 30.000 bolsas de cemento por día, pese a que su capacidad nominal es de 70.000 por día, aunque según la promesa que habían hecho las anteriores autoridades de la estatal, el despacho tendría que estar en por lo menos 90.000 bolsas diarias.

PUBLICIDAD

El presidente de Capaco, Ing. José Luis Heisecke, señaló que hoy no se siente el faltante de cemento por dos motivos principales: primero, porque las obras del sector público “sufrieron un parate”, por el cambio de Gobierno, en tanto que en el sector privado, no hay obras nuevas, sino simplemente se continúan las ya existentes. Ese dato fue recogido por Heisecke tras un sondeo entre empresarios del gremio que preside así como de la Capadei.

Inversiones fallidas 

La INC recibió durante el gobierno del expresidente Horacio Cartes más de US$ 80 millones provenientes de la colocación de bonos soberanos, que debían destinarse a proyectos para mejorar la eficiencia en las plantas de Vallemí (Concepción) y Villeta (Central).

En la gestión anterior de la cementera se había informado del cambio de combustible del horno de clínker, la instalación de nuevas embolsadoras, molino, maquinarias y otras “inversiones”, que en su mayoría, están lejos del rendimiento que se había anunciado.

Sin despacho en Vallemí

La situación en INC está cada vez más complicada, de acuerdo con los datos extraoficiales que brindaron a nuestro diario algunos funcionarios. En Vallemí, donde se produce el cemento para proveer a la zona norte del país, en la semana última se suspendió el despacho por falta de bolsas. 

Asimismo, en los últimos meses se vienen registrando constantes paros del horno de clínker, problemas en el área técnica, bajo stock de insumos y hasta se habla de malos manejos administrativos. El nuevo presidente, Javier Rodríguez, mantuvo en sus cargos a funcionarios cuestionados en administraciones anteriores, como María Isabel de Román, Darío Acosta, Dionicio Recalde y otros.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD