Se oponía a la APP, pero cedió negocio sin licitar

El presidente de la Dinac, Édgar Melgarejo, se opuso a dar en concesión el aeropuerto mediante APP. Es más, él anunció en agosto la cancelación del proyecto, pero en septiembre cerró trato con una firma argentina, sin licitación, para el tratamiento de residuos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/I7UB7O3P4RFNTGESBYSFFVHM44.jpg

En el caso de la construcción de un nuevo aeropuerto mediante la ley de la alianza público privada, (APP) Édgar Melgarejo Ginard se mostraba en desacuerdo, porque la propia Dirección de Aeronáutica Civil (Dinac) puede financiar la obra con recursos propios, unos US$ 40 millones.

Al menos es lo que decía Melgarejo Ginard a fines de agosto, ni bien asumió la titularidad de la institución pública.

Pero un mes después, el 28 de septiembre, esta misma persona concedió, a espaldas del Congreso y sin licitación pública alguna, dos hectáreas del aeropuerto Silvio Pettirossi, por 20 años, para la instalación de una planta de tratamiento de residuos líquidos y sólidos.

PUBLICIDAD

Benefició a la empresa argentina Enersite SA, representada por Walter Dacovich, que invertirá en el montaje de las máquinas US$ 3.500.000.

La obra empezará en enero próximo y concluirá en junio, según informaciones proporcionadas por el representante.

El argumento de Melgarejo Ginard para otorgar el negocio es que “con esta concesión el Estado dejará de perder plata y se adecuará a las normas internacionales de aeronáutica”.

Por el usufructo del espacio Enersite pagará un alquiler de US$ 7.000 al mes a la Dinac, pero se embolsaría hasta US$ 315.000 al mes. La firma cobrará a las aerolíneas un canon por cada avión aterrizado, de entre US$ 100 a US$ 150 para aviones pequeños (50 pasajeros) y de entre US$ 300 y 350 para aviones grandes (más de 100 pasajeros).

Sobre la empresa beneficiada por Melgarejo Ginard, Enersite, podemos mencionar que tiene un negocio similar en el aeropuerto internacional de Ezeiza donde cobra a las aerolíneas por cada avión aterrizado, dependiendo de la capacidad de pasajeros, entre US$ 350 y US$ 950, según el representante de la empresa, Walter Dacovich.

Tiene para invertir

Si la Dinac tiene dinero suficiente para invertir en la construcción de un nuevo aeropuerto, también tiene US$ 3,5 millones para montar una planta de tratamiento sin ceder terreno por 20 años. Actualmente abona a Sermat, representada por Eduardo Duarte Luraghi, G. 7.520 el kilo por la basura recogida de las aerolíneas y por las generadas dentro del propio aeropuerto.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD