Bofetada al campo

Probablemente, ninguna decisión presidencial haya sido objeto de tantas burlas de los internautas como la de nombrar ministro de Agricultura y Ganadería a Rodolfo Friedmann. Y probablemente también ningún Gobierno haya sido objeto de tanto escarnio ciudadano como el de Mario Abdo Benítez, más aún desde que se tiene la impresión de que es manejado a control remoto por su antecesor, Horacio Cartes. Lo que está ocurriendo trasunta que nuestro país está a la deriva, en uno de sus peores momentos de los últimos tiempos. La designación de Friedmann también ha provocado el rechazo unánime de las organizaciones del sector agropecuario, que, entre otras cosas, considera que el mismo fue usado como “moneda de cambio” para la unidad de la ANR. En efecto, para satisfacer al cartismo, que exigió alejar a Friedmann del Senado, el jefe del Poder Ejecutivo buscó dónde instalarlo y no halló otro mejor que el Ministerio del que depende, en gran medida, el bienestar de centenares de miles de familias campesinas. El presidente Abdo Benítez y los políticos están jugando con fuego. El pueblo paraguayo es tolerante, pero hasta cierto punto. Es de desear que no tenga una nueva reacción violenta, por lo mucho que se le viene tocando la oreja.

Probablemente, ninguna decisión presidencial haya sido objeto de tantas burlas de los internautas como la de nombrar ministro de Agricultura y Ganadería a Rodolfo Friedmann. Y probablemente también ningún Gobierno haya sido objeto de tanto escarnio ciudadano como el de Mario Abdo Benítez, más aún desde que se tiene la impresión de que es manejado a control remoto por su antecesor, Horacio Cartes. Lo que está ocurriendo trasunta que nuestro país está a la deriva, en uno de sus peores momentos de los últimos tiempos.

Aunque la Constitución no exige que los ministros del Poder Ejecutivo tengan títulos académicos, el sentido común sugiere que deberían tener cierta solvencia intelectual en los asuntos relativos a la cartera que ocupan. En otros términos, el Presidente de la República, que los nombra y remueve “por sí”, debería considerar que no basta con que tengan la nacionalidad paraguaya natural y hayan cumplido veinticinco años, sino que también deberían saber algo de las materias de su competencia. El flamante ministro de Agricultura y Ganadería solo cumple con los dos primeros requisitos. No concluyó sus estudios secundarios ni jamás se ocupó de la actividad agropecuaria, pero el inconsciente de “Marito” creyó oportuno confiarle un Ministerio tan relevante para el desarrollo socioeconómico del país. Es comprensible, entonces, que su deplorable designación, como resultado de una vulgar componenda politiquera, haya provocado el rechazo unánime de las organizaciones del sector agropecuario.

La Unión de Gremios de la Producción (UGP) señaló que el cambio de ministro, que habría generado un “profundo malestar” en los productores, “aumenta la incertidumbre y agrega una nueva cuota de intranquilidad en un sector que es clave para la recuperación de la debilitada economía nacional”. Por su parte, el vicepresidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, Rubén Sanabria, apuntó con tino a la causa del relevo, señalando que el sector se siente “manipulado” por el Gobierno, porque una cartera de esa importancia fue usada como “moneda de cambio” para la unidad de la ANR.

PUBLICIDAD

En efecto, para satisfacer al cartismo, que exigió alejar a Friedmann del Senado, el jefe del Poder Ejecutivo buscó un lugar donde instalarlo y no halló otro mejor que el Ministerio del que depende, en gran medida, el bienestar de centenares de miles de familias campesinas. Así, se ha vuelto a evidenciar que al Presidente de la República le tiene sin cuidado lo que desde allí se haga o se deje de hacer, pues el defenestrado Denis Lichi no era precisamente el mejor ministro de Agricultura y Ganadería que pudo nombrar en 2018: como intendente de Arroyos y Esteros, este contador había dejado, en los años 2005 y 2006, un notable faltante en las arcas municipales, según la Contraloría General de la República. De una auditoría de este órgano se desprende que tampoco su actual reemplazante goza de un impecable historial en la función pública, pues, siendo gobernador del Guairá, desembolsó más de 7.800 millones de guaraníes sin documentos respaldatorios.

O sea que ni la formación académica, ni la experiencia laboral ni los antecedentes de Friedmann como gobernador le hubieran permitido ocupar su actual cargo si Abdo Benítez fuera tan siquiera un remedo de estadista. Lo que ha perpetrado carece de toda seriedad e implica una afrenta a toda la ciudadanía y, en particular, a los productores agropecuarios. Su amplia facultad discrecional en cuanto a la designación de los miembros del Gabinete tiene un límite impuesto por la racionalidad. Ella no le da derecho a disponer de los Ministerios como se le antoje, sin tener en cuenta el bien público. Ya había iniciado muy mal su gobierno con las designaciones, por ejemplo, de José Alberto Alderete y Nicanor Duarte Frutos como directores de las entidades binacionales; de Carla Bacigalupo como ministra de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; y de Julián Vega, como director general de Migraciones, atendiendo sus respectivos antecedentes.

Friedmann dio el batacazo cuando abandonó el cartismo y se hizo senador gracias al abdismo, con la bendición del actual jefe de Estado, cuyo reconocimiento aumentará aún más por el gran “sacrificio” que ha hecho por la “unidad” partidaria, al dejar su banca y asumir como ministro, aunque sea un lego en la cartera. Pero, en realidad, el culpable aquí no es tanto Friedmann, quien aceptó ser manoseado y ocupó resignado un cargo que le queda muy grande, sino quien decidió priorizar el internismo de la ANR, en perjuicio del país. Abdo Benítez tiene una escala de valores impropia de un gobernante patriota.

Es presumible que esta deplorable historia se repita, ya que, según adelantaron sus voceros, existen otros ministros que no son del agrado del cartismo. La imaginación popular ya ha pronosticado en las redes que el próximo ministro de Educación sería el diputado Carlos Portillo (PLRA), conocido por sus trapisondas y por sus pintorescas manifestaciones, que revelan una evidente falta de luces. Y como ministro de Hacienda se ha propuesto al senador Javier Zacarías Irún (ANR), investigado por presuntos delitos relacionados con el manejo del dinero público.

Lo que está ocurriendo es que el presidente Abdo Benítez y los políticos están jugando con fuego. El pueblo paraguayo es tolerante, pero hasta cierto punto, como ya lo ha demostrado en los últimos tiempos. Es de desear que no tenga una nueva reacción violenta, por lo mucho que se le viene tocando la oreja.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD