Concejales accionan contra escrachadores

SAN LORENZO (Antonia Delvalle C., corresponsal). Un grupo de concejales municipales de esta ciudad querelló por difamación y calumnia a integrantes de los grupos ciudadanos Chekuerái y Defensores de San Lorenzo por escracharlos y calificarlos con términos como “rata” y “ladrones”. Se trata de los ediles colorados Nelson Peralta, Carlos Ferreira (presidente de la Junta Municipal) y Hugo Lezcano, así como los cuestionados liberales Dorotea Villarreal, Ovidio Ortiz y Osvaldo Gómez.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JZIQBEE66FDCDP7EOGNZQ3D2BM.jpg

Los querellados son el líder de Chekuerái, Pastor Filártiga, y la dirigente de Defensores de San Lorenzo, Antonia Rojas, más conocida como “Yodi”. El martes último se llevó a cabo la audiencia en el marco de la querella de los seis cuestionados concejales de San Lorenzo. La diligencia se cumplió en la sala de juicios orales, a las 9:30, ante la jueza Letizia De Gasperi. 

Nelson Peralta fue investigado por el Ministerio Público por desvíos de más de G. 7.000 millones cuando fungía de administrador de la Comuna, décadas atrás. Es hermano de Enrique Froilán Peralta, destituido rector de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

El presidente de la Junta Municipal, Carlos Ferreira, tiene un proceso abierto en la fiscalía por la creación de cooperativas “fantasmas” y otros.

PUBLICIDAD

Los seis ediles fueron escrachados en varias ocasiones mediante manifestaciones organizadas por las agrupaciones ciudadanas, por haber actuado de defensores del pésimo servicio tercerizado del estacionamiento controlado y tarifado en la ciudad.

Antonia Rojas asistió acompañado del abogado Carlos Álvarez. Acordó con los ediles que publicará en su faceboock, por 30 días, un pedido de disculpas.

Por su lado, Filártiga no contaba con abogado, por lo que la magistrada le asignará un defensor público y fijará nueva fecha de audiencia.

El chofer del concejal Carlos Ferreira intentó impedir el trabajo de la prensa. Además, algunos funcionarios municipales se instalaron fuera del Palacio de Justicia, y del poder de ellos la policía incautó huevos, que presumiblemente iban a arrojar a los concejales e inculpar del hecho a los manifestantes que también los aguardaban para escracharlos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD